Una historia de vocación y superación personal como no estamos acostumbrados a ver. Javier Manzano Figal, ingeniero industrial, se declara un enamorado de la vida campestre, en la que sus ovejas y sus quesos artesanos sólo son superados por su gran espíritu emprendedor que ha conseguido combinar de forma magistral con sus estudios hasta hacer realidad su sueño, la Quesería Artesana Zarandiel.

Una salida que quizás no entre dentro del plan de una de las carreras con más salidas profesionales del momento, pero que no ha impedido a Javier cumplir el sueño que le ha perseguido desde que su padre decidiera invertir 100.000 pesetas en la cría de estos #Animales.

Anuncios
Anuncios

“Yo soy pastor desde que existo y desde pequeñín quería hacer queso”, declara de forma contundente. Una seguridad y decisión que no abunda entre las generaciones 'ni-nis' del momento.

El joven ha conseguido, pese a su corta edad, una armónica unión de estudio y trabajo que ha visto recompensado con su sueño.

La pasión de Javier Manzano por la cuida de ovejas y la obtención artesanal del queso, oficio más duro de lo que pueda parecer, no es sin embargo, motivo de tradición familiar por sorprendente que resulte. Su abuelo era el dueño de un bar en el pueblo y su padre se dedicaba a los cultivos. Al final, los hilos del destino condujo a la familia de Javier a invertir en treinta ovejas que resultaron una revelación para el joven en su infancia.

El joven, además, se asegura de mente inquieta y amante de los retos, motivo por el cual disfrutó ampliamente de estudiar su carrera, que además le ofrecía múltiples salidas profesionales que acabó rechazando en favor de su sueño.

Anuncios

“En un momento dado pensé que estaba cavando mi propia tumba", reflexiona. Sin embargo, pronto su esfuerzo y dedicación le aseguraron estar caminando por el sendero correcto. "Pensaba que o hacía esto o sería un desgraciado toda mi vida" y asegura no arrepentirse de su decisión pese a las críticas que recibió en un primer momento.El joven también es consciente del gran esfuerzo que aún le queda por delante, pero conoce la gran recompensa que le espera tras conseguirlo: la satisfacción personal de cumplir las metas. #Investigación científica