El asesino Anders Behring Breivik, condenado por la justicia noruega con una pena de veintiún años prorrogables indefinidamente, por la matanza de la Isla de Utoya, donde fallecieron 77 jóvenes pertenecientes a la rama juvenil del Partido Laborista noruego, en la que realizaban diversos actos, vuelve a provocar a la opinión pública.

Al Tribunal que está juzgando la demanda que ha presentado contra el Estado Noruego, por ser supuestamente víctima de tratos inhumanos en la cárcel de máxima seguridad de Skien, donde está cumpliendo condena, por ser considerado responsable de los hechos, rechazando que fuera un enfermo mental y por tanto con plenas capacidades y conociendo lo que estaba perpetrando, Anders vuelve a levantar el brazo haciendo el signo nazi.

A primera hora de la mañana, al iniciarse este procedimiento, una vez que fue liberado de las esposas, mantuvo la mano levantada y con la palma extendida, en presencia de su abogado, quien no quiso ver lo sucedido.

Anuncios
Anuncios

Durante cuatro días, un tribunal reunido en el propio gimnasio de la prisión, va a estudiar la cuestión planteada por el ultraderechista Breivik, por supuestas violaciones de #Derechos Humanos, por tortura y tratos inhumanos, y en la que en concreto alega que se están vulnerando los artículo 2 y 3 de la Convención Europea de los Derechos Humanos, por la medida de aislamiento que se le ha impuesto desde agosto de 2011.

Su demanda se basa en que tiene limitadas las visitas, así como que son controladas su correspondencia, y a penas, puede realizar llamadas telefónicas, junto a continuos cacheos y el uso desproporcionado de las esposas, lo que le han producido lesiones, sin haber recibido el cuidado médico exigible.

El Fiscal del caso ha negado todos los hechos categóricamente, argumentando que las condiciones de vida del demandante en la cárcel se encuentran dentro de los límites permitidos por la ley y la propia convención internacional, como lo demuestra el hecho, de que tiene asignado hasta tres celdas para su uso; un apara ejercicio físico, otra como sala de estudio, y otra para su vida diaria.

Anuncios

El miércoles  Breivik podrá exponer sus argumentos, pero la jueza ha acordado que no se hagan públicas, para evitar que utilice esta posibilidad para difundir sus mensajes extremistas, pudiendo provocar más dolor a los familiares y alas víctimas. #Terrorismo #Denuncia