Dos días después de producirse el acto terrorista en el que, el pasado Domingo de Pascua, 72 personas perdiesen la vida, las autoridades de Pakistán han detenido a más de 5.000 sospechosos. Una vez que la facción de los talibanes paquistaníes se atribuyese la autoría del atentado, en el que la mayoría de muertos fueron mujeres y niños, y más de 200 personas resultasen heridas durante la celebración del Domingo de Pascua, las fuerzas de seguridad de Pakistán han podido centrar su búsqueda. 

El ministro de Justicia de la provincia del Punyab, Rana Sanaullah, declaró que, aunque la mayoría de arrestados (alrededor de 5.000) han sido puestos en libertad después de ser interrogados, se ha producido un refuerzo de 160 miembros de seguridad en la región, de diferentes cuerpos, que ayudarán a continuar las investigaciones.

Anuncios
Anuncios

Además, confirmó el buen trabajo que están realizando la Policía, las Fuerzas Especiales y el Departamento Antiterrorista, que están colaborando juntos para poder localizar a todas las sospechosos relacionados con la explosión del pasado domingo. Los Servicios de Inteligencia han llevado a cabo 88 operaciones junto con la Policía Local y, el ministro, ratificó la gran labor común de las Fuerzas Especiales y del Departamento Antiterrorista. Siguen arrestadas 219 personas y han sido ya liberadas 5.002.

Rana Sanaullah, también afirmó que se producirá un refuerzo de seguridad en las 550 iglesias de la provincia, durante su declaración en Lahore ante los medios de comunicación. También añadió que se están realizando, al mismo tiempo, otras operaciones en todos los distritos de la provincia contra activistas religiosos y extremistas

Desde la noche del día del atentado, ha habido varias operaciones de las autoridades paquistaníes en las que un gran número de personas han sido detenidas y se han requisado armas y munición pertenecientes a grupos terroristas.

Anuncios

Estas operaciones se han producido en Lahore, Faisalabad y Multan, un total de cinco.

El atentado del pasado domingo es el peor registrado desde que, en 2014, un grupo de talibanes atacase una escuela de Peshawar.  #Terrorismo #Estado Islámico