Desde el pasado mes de febrero los medios de comunicación norteamericanos, sobre todo los críticos, se han hecho eco del aumento del gasto militar en los presupuestos del Pentágono para 2017. Este hecho ha producido que voces contrarias al armamento nuclear se alcen en #Estados Unidos.

En algunos periódicos se ha dicho que el gasto militar ha sido aumentado para combatir a Daesh, pero lo cierto es que existen declaraciones públicas que directa, o indirectamente, señalan su posible utilización contra #Rusia y China. En este sentido, el secretario de defensa de Estados Unidos, Ashton Carter, afirmaba que se iban a desarrollar una multitud de barcos autodirigibles "para poder enviar a nuestros ejércitos hacia islas naturales o artificiales, sin poner en peligro las vidas de nuestros marineros", haciendo referencia a las islas artificiales creadas en China.

Anuncios
Anuncios

En enero de 2015, por otra parte, Robert Work dijo en nombre de Defensa que con un sofisticado armamento de "supersoldados" e inteligencia artificial se pretende minar la moral de los rusos y los chinos, añadiendo que entendía esto como un elemento disuasorio.

Lo cierto es que existen también declaraciones respecto a la eticidad y la moralidad de la utilización de estas armas al evitar errores y pérdidas de vidas civiles. Este tipo de afirmaciones hacen que se pueda pensar en estas armas no sólo como un elemento disuasorio, sino que pueden ser utilizadas en caso de conflicto, al igual que ocurría en la guerra fría.

Además del desarrollo de estas armas en territorio estadounidense, también se ha implementado la actualización de la flota de transporte de estas armas, así como la formación de los ejércitos para la utilización de estas armas en algunos países europeos.

Anuncios

Esto ha producido, en los últimos días, una reacción, de momento retórica, por parte de Rusia, que considera que se está incumpliendo el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares pese al discurso de paz de los Estados Unidos. Desde algunos periódicos afines al gobierno ruso como RT y Kommersant han escrito acerca de ello y, a través de las palabras de algunos cargos públicos como Mijaíl Ulíanov advierten de la posible reacción rusa a dichas acciones. #Derechos Humanos