El conflicto por la lucha de poder entre la oposición y el #Gobierno en #Venezuela continúa profundizándose. Ayer, miércoles 30 de marzo, la Asamblea Nacional, conformada mayoritariamente por miembros de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) aprobó la sanción de la Ley de Amnistía y la ley que regula el funcionamiento del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Luego de un debate que duró casi ocho horas, la Asamblea Nacional resolvió sancionar definitivamente la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional. La ley fue aceptada gracias a los votos del MUD, pese al rechazo de los miembros del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Anuncios
Anuncios

El gobierno acusó a la AN de violar el reglamento, ya que la votación no estaba dentro de la agenda de la sesión. 

Para el MUD, esta ley beneficiará a los presos políticos. Delsa Solórzano, presidenta de la Comisión de Política Interior de la Asamblea, aseguró que "todos los que están presos por corrupción, por asesinato, por violación a la Constitución y las leyes seguirán bien presos". Lo que el MUD pretende es liberar a unos 80 dirigente opositores al chavismo que actualmente están encarcelados. Elías Jaua, ex canciller del PSUV, advirtió: "Ustedes podrán con su mayoría aprobar esta ley pero la historia los condenará".

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, si bien no tiene poder de veto, había anunciado que de ser sancionada la ley, se negaría a promulgarla. "Están aprobando una ley para proteger a asesinos, criminales, narcotraficantes y terroristas; tengan la seguridad de que esa ley por aquí no pasa", fueron las palabras del mandatario. 

De acuerdo a la Constitución Venezolana, el presidente puede pedir a la Asamblea Nacional la modificación de un artículo, pero no puede vetar una ley sancionada sino solicitar a la Asamblea que la levante.

Anuncios

Por ende, aunque Maduro se niegue a promulgar la ley, las autoridades del parlamento pueden hacerlo. 

Todavía puede intervenir en la causa el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). que tiene facultades para neutralizar al Poder Legislativo.