Las fuerzas cameruneses de autodefensa han detenido este viernes a dos niñas suicidas que portaban explosivos con la intención de hacerlos detonar, probablemente, en la línea fronteriza nigeriana, que se ha convertido con frecuencia en objetivo terrorista para “Boko Haram”, una facción de #Estado Islámico. Ambas niñas han sido interceptadas por la milicia en la cercana localidad de Limani. Según fuentes locales militares, una de las detenidas afirma ser una de las 219 víctimas objeto del secuestro masivo llevado a cabo por la organización terrorista en 2014. Tras su detención, ambas niñas han sido puestas a disposición del ejército de Camerún, como componente de un aglutinado de fuerzas militares cuyo objetivo es la lucha contra el #Terrorismo del “Estado Islámico”, según información proporcionada por Anne Mireille Nzouankeu a la agencia “Reuters”.

Anuncios
Anuncios

De confirmarse la identidad de la niña, el dato representaría una importante pista que podría ayudar a dar con el paradero de las niñas. Según algunas hipótesis, el destino de las niñas secuestradas podría haber sido el de su venta como esclavas o su asesinato en masa.

Secuestros masivos al servicio del terrorismo

Como se recordará, el 14 de abril de 2014 fueron secuestradas un total de 219 niñas en un colegio femenino en Chibok (Borno) en la zona nordeste de Nigeria. Los autores, un grupo terrorista llamado “Boko Haram”, están considerados como un colectivo terrorista fundamentalista islámico, que mantiene operatividad en zonas como Níger, Chad, Mali, Nigeria o Camerún y que se declaró, en 2015, como un grupo adherido al autodenominado “Estado Islámico”. Chibok, lugar donde se produjo este apresamiento masivo de niñas, es una población en la que predomina principalmente la doctrina cristiana; una población que, en pleno territorio dominado por “Boko Haram”, para quienes los #Derechos Humanos son poco menos que ficción, es particularmente vulnerable.

Anuncios

Un objetivo fácil para los yihadistas, casi emblemático, en su particular lucha contra la cultura y todo lo que la representa.

En la zona, acciones relacionadas con esta clase de sucesos, como los secuestros, se producen con mucha frecuencia, como atestigua el hecho de que este mismo jueves diecinueve mujeres y niñas fuesen retenidas por los yihadistas en una pequeña aldea hacia el norte del país.