Salah Abdeslam, uno de los principales brazos ejecutores del atentado que conmovió al mundo el pasado 13 de noviembre, y el criminal más buscado por #Terrorismo en territorio europeo, ha sido detenido al fin en Bruselas.

La detención se ha producido en Molenbeek, y ha sido producto de una rápida actuación policial que se habría gestado en apenas unas horas, tras ser detectada, al parecer, una comunicación telefónica que habría permitido a las fuerzas del orden localizar a Salah Abdeslam y, al menos, a un cómplice. La intercepción de la llamada se ha producido cuando ambos establecían conexión telefónica con un tercero que, según fuentes policiales, se encontraba sometido a estrecha vigilancia, motivo que ha propiciado su detención.

Anuncios
Anuncios

Se da la circunstancia de que, unas horas antes de los hechos, funcionarios de la Fiscalía General confirmaban el hallazgo de diversas huellas dactilares y restos inequívocos de ADN pertenecientes a Salah Abdeslam en un piso situado al oeste de la urbe, donde el pasado martes fue abatido otro yihadista.

Poco después, efectivos de los grupos especiales de operaciones de la Policía Federal belga han sido movilizados para intentar dar respuesta a la alarma, llevando a cabo una macrooperación en la capital, en la comuna de Molenbeek, dispuestos a dar captura al peligroso terrorista. Salah Abdeslam y un cómplice, finalmente, eran detenidos y sujetos a custodia policial, tras resultar heridos durante el desarrollo de la operación policial. Poco después aparecía en las #Redes Sociales un comunicado de Theo Francken, Secretario de Estado del Interior, que decía: "lo tenemos".

Anuncios

Así lo han confirmado algunos medios del país, como “Le Soir” o “La Libre” detallando, además, que Abdeslam habría recibido un impacto de arma de fuego en la pierna durante el asalto de la policía, aunque los detalles al respecto no parecen estar, aún, demasiado claros. Sobre todo en cuanto a la noticia de que un tercer sospechoso podría permanecer, todavía, atrincherado en una vivienda, mientras que se esgrime, además, la posibilidad de que durante la peligrosa actuación de las fuerzas del orden belgas haya resultado abatido un cuarto sospechoso.

Los hechos se han producido alrededor de las cinco de la tarde, cuando se han oido varias detonaciones de armas de fuego en la zona conocida como la “Rue de Quatre-Vents”. Los hechos han provocado que se convocase urgentemente un gabinete de crisis, al cual habrían acudido ya algunos ministros, incluido también el presidente galo, François Holande, que se hallaba en ese momento en la cumbre de Jefes de Estado celebrada en Bruselas.

Por su parte, durante una comparecencia en directo en televisión, la alcaldesa de Molenbeek ha dejado constancia de que el operativo policial aún se mantendrá activo durante unas horas pues, al parecer, el dispositivo está aún en marcha y las operaciones sobre el terreno aún podrían no haber concluido.