El canciller Bruno Rodríguez anunció en una conferencia de prensa, que el #Gobierno cubano decidió eliminar el impuesto del 10% que se aplicaba a los dólares estadounidenses que ingresaban al país. Sin embargo, dejó en claro que esta medida cobrará vigencia cuando se haya comprobado que la banca internacional autoriza a Cuba para utilizar esta moneda. 

Este anuncio fue hecho en vísperas de la visita a la isla de Barack Obama, presidente estadounidense, y dos días después de que #Estados Unidos autorizase por primera vez en más de 50 años, el uso de de dólares para ciertas operaciones, a los ciudadanos y entidades financieras cubanas. 

El impuesto al dólar fijado por Cuba, fue una disposición establecida en el 2004, "como medida justificada en legítima defensa frente al fortalecimiento de la persecución financiera", sentenció el canciller.

Anuncios
Anuncios

Con "persecución financiera" se refería al bloqueo económico y comercial que impuso Estados Unidos al país hace 56 años. En otras palabras, el impuesto fue una forma de compensar a las entidades financieras por las regulaciones impuestas por EEUU.

Rodríguez afirmó que mientras esta persecución financiera siga existiendo, la eliminación del impuesto no se hará efectiva. Por esta razón, en los próximos días el gobierno intentará realizar operaciones en dólares como estrategia para verificar si siguen existiendo o no impedimentos para utilizar libremente la moneda. De esta manera, la administración cubana medirá el alcance real de la resolución tomada por Estados Unidos.

Según informaron los Ministerios de Tesoro y de Comercio, desde el miércoles los ciudadanos cubanos están autorizados a abrir una cuenta en un banco estadounidense, y pueden recibir pagos en este país con la condición de remitirlos nuevamente a Cuba.

Anuncios

Asimismo, los cubanos que reciban una visa de no inmigrante para residir en Estados Unidos, podrán percibir un sueldo que esté por encima de los gastos básicos de subsistencia. 

El 17 de diciembre de 2015 los presidentes de ambos países, Barack Obama y Raúl Castro, anunciaron el comienzo de la normalización de la relación bilateral. Desde ese momento, tanto Estados Unidos como Cuba están flexibilizando las restricciones que fueron forjando a lo largo de 50 años.