El PMDB, partido del vicepresidente de la República Michel Temer, ha anunciado la ruptura de su pacto de #Gobierno con el partido de los trabajadores (PT) de la presidenta de la República Dilma Rousseff. Esto abre una nueva crisis de gobierno que deberá resolverse con el nombramiento de tres nuevos ministros.

La proximidad del proceso legislativo para apartar a la presidenta Rousseff del gobierno, conocido como impeachment, hace que sus aliados opten por apartarse en un proceso que va a ser largo. Al mismo tiempo permite a Rousseff ganar tiempo para cambiar la estrategia con una reforma ministerial, anunciada  para este próximo viernes, que permitirá volver a trazar un nuevo mapa de alianzas políticas y sobre todo de reparto de cargos al mismo tiempo que Rousseff busca presentarse ante la opinión pública con una reformada imagen.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, una de las grandes bazas que se reserva Rousseff es la negociación con otros partidos del parlamento para que a cambio de los puestos de confianza en el gobierno dejados por el PMDB poder ofrecerlos a otros partidos a cambio de bloquear el proceso de impeachment

Otra de las estrategias, además de atender las demandas específicas de los parlamentarios que votarán su impeachment, sería la redistribución de cargos en los distintos escalones de la administración pública. El expresidente Lula ha llegado a decir que se impone un proceso de “higienización” para garantizar que todos los “apadrinados políticos” correspondan con su voto favorable a Rousseff como correspondencia a los favores satisfechos en su momento.

A estas estrategias dirigidas personalmente por Rousseff y sus allegados se une el discurso político del Partido de los Trabajadores (PT) que acusa al vicepresidente saliente, Temer, y su partido el PMDB de haber intentado operar un asalto al poder instigando el impeachment para acceder a la presidencia de la República.

Anuncios

De hecho, lanzan un discurso contra el programa político del PMDB por estar orientado a efectuar ajustes fiscales en sectores socialmente tan sensibles en #Brasil como la educación y la sanidad pero sobre todo la reducción de cargos públicos con lo que ello supone de reducción de puestos de confianza en la administración pública. Con ello el PT busca no sólo la movilización de sus seguidores sino amalgamar una base de aliados en el parlamento con interés en votar contra el impeachment para que una reforma fiscal no afecte a sus “apadrinados políticos”.