De los atentados de Bruselas ha quedado una consecuencia clara que amenaza Europa, que es el auge del extremismo y de la ideología de extrema derecha que pide expulsar a los musulmanes de la Unión Europea. También quieren el cierre de fronteras y dejar de dar acogida a inmigrantes y refugiados. Sostienen que, entre ellos, hay muchos que son terroristas o que, con el tiempo, se radicalizan y pueden suponer un peligro para las democracias europeas. 

De hecho, un grupo de más de cuatrocientos ultras convocó una manifestación en Bruselas bajo el lema "Expulsemos a los islamistas". Eligieron el barrio de Molenbeek, en el que vive una importante comunidad musulmana y en el que han vivido o por el que han pasado todos o casi todos los yihadistas que después cometieron los atentados de París o de Bruselas. 

No solo en Bruselas.

Anuncios
Anuncios

En otros países de la Unión Europea, como Italia, también se alzan las voces que piden que se cierren las fronteras y se deje de dar asilo a los inmigrantes. Italia ha rescatado del mar a alrededor de 11.000 inmigrantes solo en el mes de marzo y hay partidos, como la Liga Norte, que sostienen que entre ellos podría haber terroristas. 

Los interrogantes aún sin respuesta de los atentados de Bruselas

El Papa condena la "violencia ciega" de los atentados de Bruselas #Crisis #Racismo