La presidenta Dilma Roussef vive sus momentos más delicados al frente del gobierno, tras el escándalo de supuesta #Corrupción en la petrolera Petrobras. La tensión ha aumentado, tras divulgarse escuchas interceptadas legalmente en el seno del procedimiento judicial que investiga los hechos, en los que se puede apreciar como la presidenta hace lo posible para impedir que se produjera el arresto del ex-presidente carioca Lula da Silva, nombrado Ministro de la Presidencia, adquiriendo la condición de aforado y debiéndose, por ello, ser juzgado por la Corte Suprema.

El hecho de salir a la luz estas grabaciones ha supuesto un tsunami político en Brasil, que hace que sea posible la caída de la presidenta. De hecho la primera consecuencia ha sido la retirada del apoyo del Partido Republicano, así como el anuncio de la Cámara Baja de reiniciar el proceso de destitución y reprobación política a Roussef.

Anuncios
Anuncios

De hecho, la oposición ha solicitado su renuncia, azuzados por la presión de la calle con sonoras manifestaciones con cacerolas y bocinas, solicitando el arresto de Lula e imprecando al Gobierno actual.

El juez Sergio Moro encargado de la investigación contra Lula, por la supuesta comisión de delitos blanqueo de capitales, falsificación de documentos y enriquecimiento ilícito, acordó que se levantara el secreto de las escuchas y que estas fueran divulgadas, por ser de interés público. Según Radio Intereconomía el magistrado manifestó que adoptaba esta decisión ya que "la democracia en una sociedad libre exige que todos los gobernados sepan lo que hacen los gobernantes, incluso cuando éstos buscan actuar protegidos por las sombras", "no hay cualquier defensa de intimidad o interés social que justifique que se mantenga el secreto", y que "el levantamiento permitirá no sólo el ejercicio de la amplia defensa de los investigados sino también un saludable escrutinio público sobre la actuación de la administración pública y de la propia Justicia criminal”.

Anuncios

Por su parte el abogado de Lula, Zanin Martins, consideró que esta decisión se debía a la intención del juez de producir una auténtica convulsión social y mediática. #Crisis #Poder