Está previsto que las maniobras se prolonguen hasta el día 30 de abril, y pretenden ser una clara demostración de fuerza contra las constantes provocaciones de Corea del Norte a la comunidad internacional. En estas maniobras militares se llevarán a cabo ensayos de combate entre ambos países, y participarán 300.000 efectivos surcoreanos y 15.000 pertenecientes a tropas estadounidenses. #Estados Unidos mantiene además en la zona, con carácter permanente, casi treinta mil efectivos, y ha adoptado el compromiso de defender a Corea del Sur en caso de confrontación armada. Estos ejercicios, además, están pensados para la coordinación de nuevas maniobras de defensa, que jamás habían sido ensayadas, entre Washington y Seúl ante eventuales conflictos nucleares.

Anuncios
Anuncios

Entre dichas maniobras, se incluye el ejercicio OPLAN 5015, que consiste en la simulación de una eventual inutilización de armamento de destrucción masiva.

Corea del Norte, sin embargo, entiende que dichas maniobras no son más que ensayos de carácter nuclear, y no está dispuesta a permitir tales actividades en la zona.

La agencia estatal KCNA ha divulgado la noticia de que las fuerzas militares norcoreanas (el “Ejército Popular”) están dispuestas a realizar ataques preventivos que van a suponer “golpes mortíferos y sin piedad contra el enemigo” señalando, además, que tienen en su punto de mira objetivos militares “dentro de su alcance” importantes tanto de Corea del Sur como bases norteamericanas situadas en esa región del Pacífico.

No conviene olvidar que en dicha zona reina en la actualidad un ambiente muy crispado y tenso, originado por los continuos ensayos de misiles balísticos que viene realizando reiteradamente Corea del Norte, y que han sido instrumentalizados en varias ocasiones y utilizados como respuesta y demostración táctica de fuerza hacia las duras sanciones que la comunidad internacional está imponiendo al régimen norcoreano.

Anuncios

En este sentido, Kim Jong-un exige a su país tener dispuesto su armamento nuclear, que podría ser utilizado “en cualquier momento”. “Si pulsamos los botones para aniquilar a los enemigos, todas las provocaciones quedarán reducidas a mares de fuego y cenizas en un momento”, ha declarado el líder norcoreano. Unas amenazas muy graves, teniendo en cuenta que no se dispone de auténticos datos fiables que puedan confirmar o desmentir el auténtico alcance del potencial armamentístico nuclear de Corea del Norte y, por añadido, la absoluta falta de escrúpulos que parece tener su máximo líder a la hora de utilizarlo. #Obama y Corea del Sur deberán extremar todas las precauciones para evitar que las amenazas, muy graves, acaben generando un auténtico conflicto nuclear.