El virus Zika, que está siendo uno de los protagonistas indiscutibles durante estos días y que ha logrado acaparar la atención de los medios aumenta en uno el número de los afectados en tierras catalanas, después de que la Agencia de Salud Pública de #Cataluña haya descartado, hasta el momento, otros diez casos. A este respecto, la Consellería de Salut ha anunciado que semanalmente se procederá a la actualización y puesta al día del balance de casos.

Afortunadamente, y a pesar de que todos ellos presentan los síntomas típicos generados por el polémico virus, no ha sido necesaria la hospitalización de ninguno de los afectados.

Anuncios
Anuncios

No obstante, la mujer embarazada se encuentra en estos momentos bajo observación médica, dado que estaría comprendida entre los “pacientes de riesgo” que se estima podrían transmitir el virus al feto, provocando en éste la enfermedad conocida como microcefalia, a pesar de que este extremo, aún en estudio, no ha podido ser confirmado con certeza desde círculos facultativos nacionales o internacionales.

La alarma en este sentido saltó cuando la propia OMS (Organización Mundial de la Salud), sospechando una posible pero aún incierta correspondencia entre el aumento de casos conocidos de microcefalia en bebés recién nacidos y la rápida expansión del virus Zika, declaró el estado de emergencia sanitaria a nivel internacional, el lunes día uno de este mismo mes.

Del mismo modo, y dentro del mismo contexto, también se ha confirmado desde la prensa oficial de China el primer caso de virus Zika protagonizado por un varón de 34 años, natural de la provincia de Jiangxi, que regresó el pasado día 5 de un viaje a Venezuela.

Anuncios

El paciente ha sido debidamente hospitalizado y puesto en cuarentena, según fuentes de la Comisión Nacional de Salud y Planificación Familiar del país, aunque se asegura que no reviste carácter grave y que su recuperación parece satisfactoria. De hecho, la erupción cutánea provocada por el Zika tiende a desaparecer lentamente, y el paciente presenta una temperatura corporal dentro de la normalidad.

Por otra parte, las mismas fuentes indican que en realidad existe un riesgo de transmisión “extremadamente bajo”, en función de las bajas cotas de temperatura ambiente.

Por el momento parece ser que los casos que se están dando en esta parte del Atlántico han sido importados de otros países, entre ellos Colombia, Honduras o Venezuela, por pacientes en tránsito, estimándose que el número de afectados en el continente americano podría rebasar ya el millón y medio de personas. #Enfermedades #Enfermedades raras