Taylor Swift se hizo esta pasada noche en Los Ángeles con tres premios de los siete por los que competía, entre los que se encuentra el más codiciado de los Grammy, el de Mejor Álbum del Año.

La cantante, que es la primera mujer en ganar dos veces este preciado galardón, también obtuvo el Grammy como Mejor Álbum de Pop Vocal por '1889' y como Mejor Vídeo #Musical por 'Bad Blood'.

El rapero Kendrick Lamar fue el que más premios obtuvo en la noche, con cinco Grammys de los once por los que estaba nominado.

Por otra parte, el cantante británico Ed Sheeran tampoco se fue con las manos vacías y es que ganó dos premios Grammy gracias a su exitoso 'Thinking Out Loud' como Mejor Canción del Año y Mejor Interpretación Solista Pop.

Anuncios
Anuncios

Recogió su preciado galardón elogiando a sus competidores en la categoría y diciendo "Si me hubieran dicho cuando tenía 11 años que recibirían un premio de las manos de Stevie Wonder no me lo creería, estaría entusiasmado".

La cantante Taylor Swift, igualmente sorprendida por llevarse el máximo reconocimiento de la noche, lo quiso agradecer a todos los que habían confiado en ella para llegar hasta ahí, proclamándola como la primera mujer que había ganado dos veces el premio como Mejor Álbum de Año.

Bruno Mars, uno de los protagonistas de la genial actuación de la Super Bowl 2016, recogió junto con el productor, Mark Ronson, el Grammy a la Grabación del Año por su canción 'Uptown Funk!'. "Esto está dedicado a los fans. No estaríamos aquí si no fuera por todas las personas que han bailando y siguen bailando esta canción", afirmó Bruno Mars.

Anuncios

La banda de rock británica Muse también se llevó un Grammy como Mejor Álbum de Rock por 'Drones'.

Fuera de las principales categorías, Amy Winehouse ganó un Grammy póstumo por 'Amy' como Mejor Película musical'.

En las categorías latinas, Ricky Martin se llevó el Grammy de Mejor Disco de Pop Latino por 'A quien quiera escuchar', categoría donde se disputaba el galardón con Pablo Alborán.

En esta magnífica noche de premios musicales en Los Ángeles también hubo un hueco para las actuaciones, entre las que se encontraban las que rendían un tributo a David Bowie, gracias a Lady Gaga, B.B. King y Lemmy de Motörhead.