Hace ya una semana que un hombre en una discusión con su mujer le cortó la nariz, la mujer apeló al gobierno de Afganistán que la trasladen a un centro fuera de este país para que la puedan tratar de heridas que la han dejado desfigurada. En Afganistán no existen hospitales ni ningún centro médico que se encargue de estos casos ni de los muchísimos que ocurren cada año por cuchilladas o con verterles ácido por encima, por eso Reza Gul necesita ser trasladada a un hospital del extranjero para que tenga la oportunidad de tener un futuro digno y exento de dolor.

Abdullah Khan, un familiar de Reza Gul, explicó que fue a Kabul para poder llevarla a Turquía  donde el Gobierno les aseguró que iba a ser tratada, pero pasan los días y siguen allí esperando.

Anuncios
Anuncios

Riza, de tan solo veinte años dijo:  “sufro dolores contantes y asma, cada vez respiro peor y me duele todo el cuerpo, decían que iría a Turquía pero hasta ahora no se nada”.

El Ministerio de Salud asegura que hicieron todo lo que estaba en sus manos y Reza Gul fue llevada a un centro de Kabul para recibir tratamiento, pero que cuando llegaron a la ciudad, activistas sociales se encargaron de ella y la trasladaron a un centro privado según dijo Dr.Mohammad Sherzad .

Mandaron una ambulancia a buscar a Reza Gul al aeropuerto y ella ya no estaba, luego les dijeron que sin darles ninguna información se la había llevado una organización privada a un hospital. Sherzad no informó de cuál era el centro al cual fue trasladada. Es muy probable que el Gobierno de Kabul se esté limpiando las manos en este caso como hizo ya en dos mil diez  con Bibi Aish de dieciocho años, a la que también su marido mutiló cortándole la nariz y hasta que fue trasladada a Estados Unidos no fue tratada.

Anuncios

El marido Mohammad Khan de 25 años sigue desaparecido aunque la policía decía que iba a ser apresado en breve, aunque creen que se puede haber unido a los talibán.

Reza conto que su marido también estaba casado con una niña de 7 años a la cual torturaba regularmente. “El día que me cortó la nariz, primero me pegó, luego me ato las manos y saco la navaja del bolsillo”, explicaba. #Calidad de vida #Medicina