Starbucks, la cadena de cafeterías más famosa del mundo, nuevamente causa polémica. Ahora porque uno de sus locales en Riad, Arabia Saudi, prohíbe la entrada a las mujeres. Esto debido a que dentro del local se derrumbó un muro que separaba a los clientes solteros del área familiar.

Un cartel pegado en una ventana del establecimiento da el aviso a las féminas, diciéndoles que por el momento el acceso para las mujeres está restringido. Y para que ellas puedan comprar deben enviar por el pedido a sus choferes o algún otro hombre. 

"Los paneles que separan a los hombres de las mujeres en el interior del café se han roto y por eso hemos decidido que lo mejor es no dejar entrar a las mujeres hasta que lo arreglemos", justifican en el anuncio.

Anuncios
Anuncios

El hecho ha causado polémica y fuertes comentarios de indignación por esta medida, sobre todo en las redes sociales. Pues fue a través de Twitter que Manar N, una usuaria y cliente de la compañía dijo que "un Starbucks en Riad se negó a servirme porque soy una mujer. Me pidieron que enviara un hombre".

Cuando el mensaje fue notado por otros twitteros comenzaron postear fotografías del letrero. Como Muhammad Lila, quien escribió: "Irreal. Starbucks en Arabia Saudita se niega a atender mujeres", tuiteó.

Ante la situación, Starbucks emitió un comunicado que dice: "En Starbucks nos adherimos a las costumbres locales de Arabia Saudita proveyendo entradas separadas para las familias y para los solteros.

Anuncios

Además, todas nuestras tiendas tienen comodidades iguales, servicios, menú y sillas para hombres, mujeres y familias".

"Estamos trabajando tan rápido como podemos para readaptar nuestra tienda en Jarir para que pueda darle la bienvenida a todos los clientes de acuerdo con costumbres locales", agregaron los directivos.

Starbucks cambió la imagen de sus vasos por un dibujo minimalista en 2015, durante los festejos decembrinos. Este hecho ocasionó que la compañía fuera acusada de "odiar a Jesús y a la Navidad".

La comunidad saudí ha recibido fuertes críticas internacionales, no sólo por esta nueva polémica, sino por sus arraigadas costumbres, las cuales limitan en gran mediada la vida cotidiana de las mujeres, a quienes entre otras cosas se les impide entrar a ciertos establecimientos como bares o tiendas en compañía de un hombre. También les prohíben conducir y viajar si no es en compañía de sus maridos. #Globalización #Empresas #Denuncia