La Administración de Barack Obama y el presidente están empezando a ultimar su último presupuesto, que quieren dejar aprobado, el cual trataría de un nuevo impuesto a las petroleras que sería de 10 dólares por barril. Este impuesto sería para financiar la construcción de trenes de alta velocidad, proyectos en el transporte innovadores y mejoras en la movilidad. Estas iniciativas son para la lucha contra el cambio climático y tener que depender menos de la economía de los combustibles fósiles.

Barack Obama en su discurso del estado de la Unión, ha dicho que había que modernizarse porque el sistema que tienen está desde la era de Eisenhower y hay que ponerse a la altura del siglo 21 y para eso hay que destinar más recursos.

Anuncios
Anuncios

La saturación del tráfico será más grave en las próximas décadas y eso es un impuesto “oculto” para su economía, los republicanos y los demócratas están a una de que se deben modernizar las infraestructuras, pero el problema es que no saben cómo pagar lo que costarían esas modernizaciones.

La financiación de estos proyectos con el impuesto federal que esta aplicado al consumo de combustible no es bastante, este nuevo impuesto que se quiere aplicar se aplicaría a lo largo de 5 años gradualmente y afectara al petróleo importado y al doméstico, así se busca la financiación del sistema de transporte.

Este impuesto no será aplicado a la exportación para que no afecte a la competitividad de los mercados internacionales. Lo que no explica ahora si será aplicable al barril de combustible ya refinado en la producción de crudo, eso explican desde la Casa Blanca, lo posponen hasta las negociaciones con el Congreso, pero lo que si saben es que las petroleras podrán cobrar estos costes al consumidor.

Anuncios

Pero que este nuevo impuesto consiga salir adelante es casi imposible porque los republicanos que controlan las 2 cámaras del Capitolio, algunos conservadores ya tachan de “absurda” esta iniciativa.

El American Petroleum Institute ya pasó una nota exponiendo que este impuesto afectara al consumidor porque subirá el precio de la gasolina y a su vez a las petroleras, pérdida de empleo en la industria, cuando salía del Despacho Oval. #Estados Unidos