Los equipos de rescate han conseguido sacar a dos supervivientes de entre los escombros del edificio de apartamentos en Taiwán más de 48 horas después de derrumbarse por el #Terremoto de 6,4º en la escala de Ritcher. El alcalde de Taiwán ha advertido que la cifra de los fallecidos por el terremoto podrían superar los 100.

La cifra oficial de fallecidos por el terremoto que se ha recogido hasta ahora es de 38 víctimas, pero más de 100 personas siguen desaparecidas.

El temblor registrado en Taiwán se produjo a las 4 de la madrugada del sábado, al comienzo de las fiestas del año nuevo lunar, y la mayoría de las víctimas encontradas estaban bajo los escombros del edificio derrumbado Wei-guan Golden Dragon en Tainan.

Anuncios
Anuncios

Los esfuerzos de de los equipos de rescate se centran en los escombros de este edificio de 17 plantas, donde 117 personas fueron dadas por desaparecidas y se sospecha que todavía muchas de ellas siguen enterradas bajo los restos del edificio.

Wang Ting-yu, político encargado de ese área, declaró a los medios que una de las personas encontradas con vida era una mujer que estaba bajo el cuerpo de su marido fallecido y a unos pocos metros de su hijo de dos años de edad, también víctima del terremoto.

El alcalde de Tainan, William Lai, afirmó durante una visita a una funeraria, que los equipos de rescate habían entrado en la "tercera etapa". "Hay más muertos que vivos y probablemente el número de víctimas mortales supere las 100", declaró Lai a periodistas del United Daily News.

El gobierno de Taiwán ha dicho en un comunicado que entre las 38 víctimas mortales del terremoto, 36 de ellas habían sido encontradas bajo los escombros de edificio Wei-guan, construido en 1994.

El presidente electo, Tsai Ing-wen, ha afirmado que tendría que haber una clasificación de los edificios antiguos para asegurarse que pueden hacer frente en caso de terremoto.

Anuncios

"Es necesario que haya un continuo fortalecimiento de su capacidad para hacer frente a este tipo de desastres", comunicó.

Por otro lado, el presidente saliente, Ma Ying-jeou, dijo a la prensa a las puertas de un hospital que el gobierno tiene que hacer un mejor trabajo para garantizar la calidad de las construcciones. "En un futuro próximo, con respecto a la gestión de los edificios, tendremos que implantar mejoras adicionales. Sin duda, tenemos que hacer bien este trabajo", afirmó.

Testigos del derrumbamiento pudieron ver grandes latas de aceites de cocina dentro de las cavidades de las paredes, al parecer habían sido utilizadas como material de construcción.

Por su parte, el presidente chino, Xi Jinping, transmitió sus condolencias según informó la agencia estatal de noticias Xinhua a última hora del domingo, y difundió el ofrecimiento de ayuda por parte de Pekín.