Varios expertos que han dedicado media vida a estudiar la existencia del ser humano y su relación con su entorno han aparecido en los últimos años esgrimiendo públicamente una cuestión que cada vez nos atormenta más: en el caso de que exista vida extraterrestre y llegue algún día a la superficie terrestre, ¿qué pensarían del ser humano y de los actos que comete contra su misma especie y contra la naturaleza que le rodea? Es una gran pregunta. Muchos incluso han dedicado su vida académica a investigar los entresijos que de ella se pueden extraer, pero pocos son los que han encontrado una respuesta esperanzadora a esta cuestión.

Y es que el ser humano, como bien decía el médico e investigador científico Alexis Carrel, "no ha sabido organizar un mundo para sí mismo y es un extraño en el mundo que él mismo ha creado".

Anuncios
Anuncios

Por desgracia, esta frase se puede aplicar a casi todos los conflictos que observamos actualmente en la sociedad. Desde aquellos que nos afectan directamente (como puede ser la falta de trabajo, el no llegar a fin de mes o, en los peores casos, la falta de un techo y un plato de comida) a los que se encuentran en otro nivel, aquellos que sin afectarnos directamente están creando poco a poco una sociedad distinta, una sociedad que se ha acostumbrado a que lo normal sea ver decenas y decenas de cadáveres en cada informativo de televisión.

Con el fin de que estos conflictos respeten al menos los Derechos Humanos, la ONG Amnistía Internacional ha realizado un nuevo llamamiento a los líderes mundiales advirtiéndoles del peligro que existe si no se da una respuesta clara y contundente a los crímenes que se cometen en el planeta.

Anuncios

"El sistema de protección internacional de los #Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario está en peligro de desmoronarse debido a los continuos ataques deliberados de los gobiernos", afirmó el presidente de Amnistía Internacional en España, Alfonso Sánchez.

La pregunta es: si no se respetan ni los DDHH, ¿a dónde vamos a llegar? Para luchar contra estas violaciones y dar a conocer datos claves sobre como se inclumplen en países como Siria, Arabia Saudí, Camerún, China, etc., esta organización ha presentado un informe anual sobre la situación de los DDHH en el mundo. En dicha presentación, el propio Sánchez señaló que existe un desprecio a instituciones internacionales que velan por el respeto a los DDHH, como la ONU, la Corte Penal Internacional y ACNUR.

En dicho informe aparece que 113 países han restringido la libertad de expresión, así como que 60 millones de personas en todo el mundo viven desplazadas de sus hogares. En total, son 36 los países donde los grupos armados cometen abusos contra los DDHH y 30 las naciones que han obligado ilegalmente a refugiados a volver a países donde sus vidas corrían un serio peligro.

Anuncios

Como ejemplo del incumplimiento del Derecho Internacional, Sanchéz mencionó a Siria, reprochando a los líderes mundiales que actúen "tarde y mal" ante la crisis de refugiados que está asolando al mundo.

Por ello, Sánchez recordó que solo el 3% del presupuesto de la ONU se dedica a DDHH, lo que hace necesario un "cambio radical" en la respuesta que está dando la comunidad internacional, ofreciendo la acogida de más refugiados "a los 48 países más ricos". Para finalizar, también recalcó que el objetivo de su organización es ayudar a la población más vulnerable y conseguir que los gobiernos desistan en los ataques dirigidos a los DDHH.

Para conseguir esto, convendría recordar que estos derechos, tan vapuleados hoy, son los que un día alcanzaron las anteriores generaciones gracias a su lucha y esfuerzo, haciendo realidad el sueño de Naciones Unidas: preservar a las futuras generaciones del flagelo de la guerra. Ahora, este sueño se va rompiendo cada día un poco más. ¿Podremos seguir teniendo fe en el ser humano? Confiemos en que, aunque el proceso sea lento, los gobiernos empiecen a proteger los DDHH de la población mundial y dejen de utilizarlos como si fuesen una diana.