El desastre ocurriría en la bahía Commonwealth (Antártida), debido a la presencia de un iceberg gigante de aproximadamente 2.900 kilómetros cuadrados. Éste, denominado iceberg "B09B" chocó en 2010 contra el glaciar Mertz y se incrustó en tierra firme. Este hecho terminó provocando la muerte de 150.000 ejemplares del llamado pingüino adelaida.

Para que los #Animales pudieran comer tenían que avanzar 60 kilómetros, según un comunicado de la Universidad de Nueva Gales del Sur de Australia. Un viaje largo que tendría unas consecuencias devastadoras en la población de pingüinos, pasando de 160.000 ejemplares en 2011, a 10.000 en la actualidad.

Anuncios
Anuncios

Los investigadores creen que la especie se extinguirá si en los próximos 20 años el iceberg no se desprende de la tierra.

Kerry-Jayne Wilson, la líder del estudio llevado a cabo por la organización West Coast Penguin Trust, declaró lo siguiente a la revista Antartic Science:“En los últimos cinco años los cambios en esa región provocados por el iceberg B09B han provocado una enorme disminución del número de pingüinos de Adelaida y el colapso catastrófico en su reproducción”.

La bahía Commonwealth dejó de ser el hábitat idóneo para que estas aves desarrollasen su vida sin problemas, ya que la zona no estaba cubierta de hielo, como lo está en la actualidad.

Chris Turney, líder de la expedición, reveló: "Apenas sobreviven, y aún menos pueden incubar la próxima generación. Vimos a muchas aves muertas en el terreno.

Anuncios

Era desolador". También añadió: "Los pingüinos observados eran increíblemente dóciles, letárgicos, casi no eran conscientes de tu presencia".

Kerry-Jayne Wilson habló además sobre la desolación que le produjo ver miles de crías congeladas: "Te rompe el corazón ver el impacto del hielo fijo en los pingüinos".

En el Ártico, el calentamiento global está dando lugar a un derretimiento, totalmente contrario a la situación de la Antártida, en la que el hielo aumenta cada vez más. 

La naturaleza es caprichosa hasta tal punto que en ocasiones puede provocar la extinción de especies como la del pingüino adelaida. Los científicos esperan que las aves se recuperen de tal catástrofe. #Accidentes