Mientras su familia pasaba por un momento de dificultad económica, enviaron a su hijo varón de 12 años Phajaranat Nobantao, a uno de los templos budistas de Tailandia para que siguiese las ordenanzas de Buda, allí los monjes, valoraban las aptitudes de los menores, condición imprescindible para optar a la ordenación como monje budista, valoraban la aptitud frente al aprendizaje y sobre todo la paciencia de estos niños, así como su deseo de seguir dichas enseñanzas.

El chico fue ordenado monje, vivía en el templo junto con 200 chicos más durante 6 años y fue allí donde descubrió su verdadera identidad, en una declaración a la BBC dijo ”Llegó un momento en que ya no podía ocultar mis sentimientos” a lo que añadió que sus deseos  por ser mujer eran cada vez más fuertes.

Anuncios
Anuncios

Él pensaba que si verdaderamente en su interior era hombre, debía sentirse bien, sabía que en Tailandia no aceptan abiertamente la transexualidad y aún menos siendo un monje, así que empezó a maquillarse a escondidas y a tomarse anticonceptivos, mientras veía los cambios que se producían en su cuerpo, sus pechos crecían y la suavidad de su piel, le hacían sentirse bien, más femenina pero todo esto debía ocultarlo, no debían notar los cambios. Hasta que su madre fue a visitarla y al darse cuenta se enfureció, y no tuvo más remedio que hablar con ella y rogarle que la aceptara tal y como era.

Aun termino sus estudios un año más y busco trabajo pues su familia estaba pasando por situación económica aún peor. Trabajó en cabaret pues en Tailandia este trabajo está bien visto, y de ahí a modelo, tras fallidos intentos, envió su book a diferentes agencias de Nueva York, París, Londres y Milán. Algunas contactaron con ella, pero no pudo desplazarse hasta allí por no tener dinero.

Anuncios

Tomo la decisión de desplazarse hasta Singapur y allí publicitó ropa interior para después regresar a Tailandia donde se ha convertido en una reconocida supermodelo, aunque ser popular no hace que deje de recibir el rechazo de la sociedad, logro la aceptación de su familia y está orgullosa de ella. Mimi que ahora tiene 22 años, sigue soñando con vivir tranquila en una granja, el día que ponga fin a las deudas de su familia. #Sexualidad