Ya tiene la hija de Jean-Marie Le Pen un premio a su manera de hacer política, a ir poco a poco dinamitando la convivencia entre sus compatriotas. Todavía no lo tiene a ser novia del “Concubino”, como llama su padre, con su sentido del humor a lo Torrente, a su pareja, Louis Alliot, pero pronto se andará.

Es el Premio 2015 a la Mentira Política, un premio que como los Razzberry en EE.UU. o los Yoga en España, que ambos premian a lo peor del cine, pero que se dedica a la Política y los políticos de Francia. Este año, Marine ha sucedido en el premio al ex Presidente Nicolas Sarkozy, el cual, desde que decidió volver a la Política, está inspirado en este tipo de cosas.

Anuncios
Anuncios

El jurado del premio lo forman periodistas de diversos medios franceses, desde Le Monde a Le Figaro, pasando por Libération y France Info. Con mucha ironía y humor, explican el porqué de los premios concedidos, que son para “animar a la clase política a mentir menos y que el gran público verifique sus discursos”.

El grandísimo mérito de ella para ganar el premio ha sido “su acumulación de afirmaciones falsas sobre los inmigrantes”. Expone que por “agrandar el número de inmigrantes, su sexo y sus motivaciones, el falso asalto de inmigrantes a bomberos en Calais” y luego dice “Y podríamos añadir su obsesión de utilizar el término ‘clandestino’ en lugar de ‘refugiado’ “, cuando no lo de hablar de #Inmigración bacteriana”, que dijo durante las elecciones regionales.

Luego el resto del palmarés, expuesto como si fuera el del Festival de Cine de Cannes, con un “Premio ‘Una cierta mirada’ “ al socialista Claude Bartolone por “haber acusado a Valérie Pécresse de defender ‘la raza blanca’ (…)”.

Pero los comentarios más mordaces son el “Premio al Político Revelación” para el conservador moderado Laurent Wauquiez, “por su espectacular acumulación de mentiras sobre sí mismo para construirse un personaje público globalmente factible y sobre múltiples asuntos políticos, por ejemplo sobre las relaciones entre Charles De Gaulle y Guy Mollet”, o el “Mejor Político de Reparto” para otro conservador, Christian Estrosi, “por su giro de 180 grados, digno de las más bellas carreras de motociclismo, sobre la posición que hay que adoptar contra el Front National”.

Un premio que hay que ver según el sentido del humor francés, claro, aunque no estaría nada mal adaptarlo a la mentalidad de nuestro país, pese a que Catalunya sería, por ahora, la que mejor sabría entenderlo, pues su sentido del humor se parece mucho al francés, en ironía sutil, queremos decir, necesaria para otorgar con criterio este premio.

Anuncios

Y el autor de este artículo no se atrevería a proponer candidatos para el Premio a la Mejor Mentira Política en España, pues desde el día que Felipe González dijo que crearía 800.000 puestos de trabajo y no fue así, el listón quedó tan alto que sólo lo superó un amigo de José María Aznar llamado George W. Bush, con armas de destrucción masiva en Iraq que 13 años después de la guerra que derrocó a Sadam Hussein, siguen sin aparecer. #Unión Europea #Estado Islámico