Alemania, Francia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo e Italia son los seis únicos países que han mantenido un encuentro privado e informal en Roma para abordar el futuro de la #Unión Europea. Una controvertida reunión de sus ministros de Asuntos Exteriores que ha dejado fuera a los otros veintidós estados miembros, entre ellos, España. Ellos son los seis países fundadores de la UE y, por eso, han estimado que deberían mantener un encuentro para analizar y replantear su futuro. 

El encuentro ha sido en Roma, ciudad en la que se firmó el Tratado de Roma, origen de la actual Unión Europea, hace ya sesenta años. 

Los países que se han dado cita nse han apresurado a justificar que en esta reunión no se h atomado ningún tipo de decisión y que las conversaciones han sido informales.

Anuncios
Anuncios

La propuesta partió del Gobierno de Italia, el mismo que en ocasiones anteriores había criticado a Francia y Alemania por reunirse de forma bilateral y tratar asuntos comunitarios. 

Fue el ministro italiano de Asuntos Exteriores, Paolo Gentiloni, quien ofreció algunos detalles al término de las conversaciones. Y, según explicó, fueron muchos los temas tratados en algo más de dos horas. 

Sus primeras palabras fueron para justificar el encuentro de únicamente los países fundadores y no de los Veintiocho. Incidió en que se trataba de una reunión informal a modo de homenaje por el aniversario del Tratado de Roma que ellos firmaron. Aunque también reconoció que se trata de un momento de extrema dificultad para los asuntos comunitarios y el encuentro era necesario. 

La principal conclusión que compartió fue que la Unión Europea ha sido un proyecto común con unos resultados excelentes y no se debe relegar solamente al pasado, porque "es fundamental" también en el presente y en el futuro.

Anuncios

El actual es un momento de "extrema dificultad" para Gentiloni y el resto de ministros de exteriores que se encontraron. 

Entre los asuntos que amenazan con más fuerza la UE está la crisis migratoria. La libre circulación de personas es uno de los pilares de la Unión Europea, materializada en el acuerdo Schengen. Pero las dudas sobre la cancelación del acuerdo Schengen siempre florecen cuando hay problemas migratorios. En el encuentro romano, los seis estados fundadores coincidieron en la gravedad de la crisis migratoria y la necesidad de afrontarla de modo comunitario, con decisiones de los Veintiocho y no lideradas por uno o dos países.

Gentiloni compartió esta idea a pesar de que reconoció que existen "dudas" sobre Schengen. También afirmó ante los medios de comunicación que hay países que no quieren colaborar y repartir en partes iguales los esfuerzos en materia migratoria, aunque no nombró a ninguno en concreto. 

Menos detalles dio sobre las conclusiones a las que llegaron sobre la cada vez más escuchada idea de una Europa de "dos velocidades".

Anuncios

Gentiloni solo dijo que fue uno de los temas que abordaron y que existen distintos puntos de vista entre los países comunitarios. Otra de las preocupaciones fue el referéndum que celebrará Reino Unido el año próximo para decidir su permanencia en la Unión Europea. 

Temas que, sin embargo, solo se abordaron, debatieron y comentaron. A los medios de comunicación afirmaron que no se tomó ninguna decisión porque eso compete a los Veintiocho, aunque otros países miembros, como España, podrían sentirse en un segundo plano.

Gran cumbre internacional en Roma sobre terrorismo yihadista

¿Qué hace Leonardo Di Caprio en el Vaticano? #Inmigración