El Grupo Internacional de Apoyo a #Siria, formado por Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea, Turquía, Irán y Arabia Saudí, ha acordado aplicar el alto al fuego a nivel nacional, según ha informado el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, en una rueda de prensa ofrecida en Múnich a primera hora de la madrugada del viernes. 

Kerry, flanqueado por el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, y por el enviado especial de la #ONU, Staffan de Mistura, ha comenzado su intervención asegurando que "el diálogo de paz en Siria se desarrolla en condiciones difíciles" para después destacar que los líderes mundiales han coincidido en "implementar el cese de las hostilidades en los próximos días". 

Asimismo, el responsable de Exteriores estadounidense ha explicado que Moscú presidirá el grupo encargado de llevar a cabo la puesta en práctica de lo acordado y ha aclarado que el alto el fuego no incluirá a las organizaciones terroristas como #Estado Islámico, también conocido como Daesh, o la filial de Al Qaeda en el país, el Frente Al Nusra. Además, la líder de la diplomacia europea, Federica Mogherini, ha matizado que el cese no se efectuará por completo, sino que se hará de forma gradual. 

"El principal resultado de hoy ha sido la confirmación de la resolución de la ONU aprobada en diciembre", ha sostenido Lavrov, en referencia a la 2254, en la que Naciones Unidas expuso su hoja de ruta para el proceso de paz en Siria, la cual pasa por el fin de los ataques contra los civiles. 

Intento por reiniciar el proceso de paz

La reunión en la ciudad alemana de las principales potencias internacionales implicadas en el conflicto sirio responde a un intento por reanudar las conversaciones de paz de Ginebra, que fueron suspendidas hasta el día 25 de febrero por Mistura, debido a que la oposición al régimen se negaba a seguir participando en el proceso hasta que no se detuvieran los bombardeos y los asedios. 

El Grupo también ha decidido llevar a cabo suministros de ayuda humanitaria a las regiones que lo necesitan de forman más urgente.

Anuncios
Anuncios

Unos 400.000 sirios malviven en 15 lugares sitiados y un total de 4,5 millones lo hacen en zonas de difícil acceso.

Desde que empezó la guerra hace casi cinco años, unas 470.000 personas han muerto, según datos del Centro Sirio para la Investigación Política publicados el jueves. De ellas, 400.000 han perdido su vidas como causa de la violencia y el resto, debido a la falta de necesidades básicas como el agua o la comida.