Haití,destrozada y casi al punto del abismo por el terrible terremoto que les azotó en 2010, se encuentra ahora en plena crisis energética. Con los paneles solares y lámparas fotovoltaicas está tratando de salir como puede de esta terrible situación.

El martes 12 de Enero de 2010 un terremoto de magnitud 7 destruyó Haití, arrasando miles de edificios y causando la muerte de más de 222.000 personas. Pero también destruyó la frágil economía del país lo cual significa que los pobres supervivientes quedaron solos en el vacío. 

Casi seis años después de la catástrofe, la situación no ha mejorado mucho, aunque no es por la falta de solidaridad internacional.

Anuncios
Anuncios

Hoy en día, este país está tratando de explotar la cantidad de sol que baña la isla del Caribe para producir energía fotovoltaica útil y poder así cubrir al menos una parte del consumo eléctrico de la población.

El hospital de Mirebalais, que cuenta con 300 camas y que fue construido principalmente para dar un servicio de salud a las mujeres rurales para que pudieran dar a luz dentro a sus hijos con seguridad, está cubierta por paneles solares. Consta de unos 1.800 paneles concretamente. Siete meses después de abrir el hospital impulsado por la energía fotovoltaica ya se han podido beneficiar de éste 60.000 pacientes y han nacido más de 800 bebés sanos. Lo cual también fue posible gracias a Partners in Health, una corporación sin fines de lucro de Boston especializado en el cuidado de la salud de las poblaciones desfavorecidas o afectadas por desastres naturales.

Anuncios

Gracias a los paneles solares los haitianos han podido tener electricidad sin la necesidad de la importación de miles y miles de litros de diesel necesarios para los generadores diesel con la que se abastecían antes del terremoto y que quedó totalmente destrozado tras este desastre natural. 

Otra iniciativa de solidaridad y sostenibilidad que ha servido para ayudar a Haití fue la entrega de 12 000 lámparas solares Wakawaka que se pagaban con el sistema "buy one, give one": por cada lámpara comprada se enviaba otra a un país desarrollo o al mismo Haití. #Ecología