Los estudiantes en el instituto "Dunbarton" permanecieron encerrados por seguridad en el centro durante varias horas, hasta que al final se les a permitido salir.

 Cassandra Ball, de catorce años, acababa de llegar a su escuela con una amiga cuando un grupo de estudiantes empezó a correr en dirección contraria. En el ahora vacío pasillo estaba la atacante, con un cuchillo en cada mano. "Estaba aterrorizada" dice Cassandra. "En cuanto me di cuenta de la situación, corrimos hacia la puerta más cercana y vimos como ella pasaba de largo".

 La policía habla de cuatro personas hospitalizadas en espera por tratamientos, y confirman que dos de los heridos eran parte del personal del centro.

 "Estos dos empleados fueron los que consiguieron poner fin al ataque" dice el sargento regional de policía de Durham, Bill Calder.

Anuncios
Anuncios

 "No se conoce un motivo oficial en este momento" añadió

 Uno de los heridos presenta heridas graves, y está siendo evaluado.

 Aun con la falta de motivos oficiales para este acto, la autora de los apuñalamientos tiene una larga historia online, y algunos conocidos (Que prefieren permanecer anónimos) hablan de "Serios problemas mentales".

 Entre los diferentes posts de esta persona ("colette123" como nickname en la red), se encuentran varios en los que comenta que necesita apartarse de la sociedad, y avisa con varios días de antelación de su intención de cometer estos apuñalamientos.

"Estoy planeando hacer una serie de apuñalamientos mañana en el colegio. Estuve investigando, y mi país (Canadá) no tiene sentencias de muerte. Lo único que deseo es morir. Si tengo suerte, la policía se verá obligada a dispararme cuando vengan. Eso sería lo mejor" Escribió la chica, de 14 años.

Anuncios

"Continuaré sufriendo hasta que pueda morir. Nunca estaré bien, hace demasiado que partió ese tren".

También acusa a su padre de hacerla tener tendencias suicidas, y en uno de sus más tristes mensajes pregunta "¿Por qué no puedo ser normal?"

 Uno de los últimos contactos fue realizado en una página dedicada a las creaciones artísticas, que ella frecuentaba a menudo y simplemente dice "Y después, desaparecí. Poof, como si fuera magia."

 Los padres de los alumnos se enteraron de lo que estaba pasando gracias a varios mensajes de texto enviados por alumnos que estaban siendo testigos en ese mismo momento, y siguieron siendo informados de esta manera durante otras tres horas hasta que el alumnado pudo despejar el edificio con seguridad, con la ayuda de la policía. #Educación #Escuelas