El 26 de enero dos suicidas pertenecientes supuestamente al #Estado Islámico, o DAESH, hacían explotar sus explosivos en la castigada ciudad de Homs. El resultado fue de 24 fallecidos y decenas de heridos. Al día siguiente en las cercanías de Ramadi, en Irak, se producía la explosión de varios coches bomba contra dos puestos de la Armada de Irak. Miembros del Estado Islámico reclamaron la autoría de estos atentados que mataron a 55 soldados iraquíes y combatientes aliados. Ese mismo día en Nigeria, Boko Haram mandaba a tres suicidas a la ciudad de Chibok matando a 13 personas. Chibok fue asaltada en el año 2014 por esta organización que raptó a más de 200 niñas de la ciudad.

Anuncios
Anuncios

Cientos de personas murieron en enero en atentados del Estado Islámico

Estos son sólo tres ejemplos en estos tres países, los que más están sufriendo los ataques de grupos islamistas radicales relacionados, en este caso, con el llamado Estado Islámico. Pero hay más. El día 31 Boko Haram asesinaba a 86 personas en Nigeria y dejaba cientos de heridos en Dalori, mientras que Damasco sufría dos explosiones realizadas por el Estado Islámico y que dejaron al menos 70 fallecidos. Siria suma más de 200 fallecidos en enero en atentados perpetrados por el Daesh e Irak supera los 100. Una cifra similar a la de Nigeria con su calvario particular, Boko Haram.

Pero no son los únicos. Somalia, en una guerra permanente que parece no acabar, se ve sacudida por atentados de Al-Shabaab, rama de Al Qaeda, cada poco tiempo.

Anuncios

El mayor ataque en Somalia durante enero de 2016 tuvo lugar el día 15 en una base de la Unión Africana donde murieron más de 60 personas. La capital de Burkina Faso sufrió también entre el 15 y 16 de enero intensos tiroteos y una toma de rehenes por parte de Al Qaeda en el Magreb Islámico, que se saldó con 30 muertos. Mientras, en Pakistán los que operan son los talibanes que en enero causaron unos 50 fallecidos en el país, con el asalto a la Universidad de Bacha Khan como el peor atentado.

Boko Haram no opera únicamente en Nigeria. Chad y Camerún también han sufrido ataques de este grupo terrorista durante el pasado mes que provocaron en total más de 40 víctimas mortales. Igualmente, otras ramas del Estado Islámico han perpetrado atentados en países como Egipto, Turquía, Libia o Indonesia, mientras que Afganistán y Yemen también han sufrido ataques de diferentes grupos islamistas radicales. Además, Francia y Estados Unidos sufrieron ataques por lobos solitarios que clamaban adhesión al Daesh, aunque sólo ocasionaron heridos.

En total, más de 700 personas han muerto durante el mes de enero en atentados relacionados con grupos islamistas radicales, principalmente Al Qaeda y el Estado Islámico.

Crédito de la imagen: Eli J. Medellin, US Navy #Terrorismo