Por primera vez en los  962 últimos años se reúnen el #Papa Francisco y el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa rusa Kirill. Un encuentro histórico que llena de esperanza a millones de los cristianos devotos. Eso sí, Francisco y Kirill se reúnen de paso, en el aeropuerto de un país proclamado laico, recibidos por su líder comunista. El escenario es un poco surrealista pero la magnitud del acontecimiento supera la mediocridad del ambiente.  Y después de varios siglos de la "guerra fría" entre las dos iglesias, van a hablar 2 horas.  Prometen emitir una declaración conjunta que, en realidad, está preparada con antelación. 

¿De qué y cómo van a hablar dos representantes de Dios en la tierra si todas sus declaraciones dirigidas al propio pueblo, en caso de Kirill, y a todos los cristianos del mundo, en caso del Papa, son opuestas? Si el Papa llama a la paz, Kirill bendice la guerra.

Anuncios
Anuncios

Si el Papa dice que no puede juzgar a los homosexuales, Kirill les tacha de hijos del Diablo. Si Francisco apoya los cambios y su homólogo es el conservador extremo. Si el primero exige a los gobernadores ser modestos y autocríticos, el Patriarca besa la mano del presidente ruso

Los portavoces tanto del Vaticano como del Patriarcado han dicho que se va a hablar de dos temas pero, ni de forma anónima, se han atrevido a revelar cuáles son. Una de ellas se puede suponer haciéndose la pregunta ¿por qué ahora? ¿Por qué el Patriarca que durante toda su carrera proclama que la Iglesia Ortodoxa es la única verdadera, ahora tiende la mano a su histórico opositor? Muy probable que el Banco del Vaticano tiene que ver.

El caso es que en el banco papal se ha "atascado" mucho dinero tanto de la Iglesia rusa como de los altos cargos de su gobierno y la oligarquía del país.

Anuncios

Después de un escándalo de hace una década, cuando se descubrió el lavado de dinero de la mafia rusa a través del Banco del Vaticano, Francisco vetó la emisión de activos salvo con fines benéficos confirmados. Ahora Rusia está en crisis y su Iglesia también. Se necesita dinero.

Y más probable que después de un fracaso diplomático del Ministerio de Asuntos Exteriores de #Rusia en las negociaciones con el Vaticano, al Patriarca se le encomendó la función diplomática. El Papa viaja a los Estados Unidos y probablemente se reunirá con Obama, su administración, los legisladores del estado. Podemos suponer que Kirill pediría al Papa a convencer a los americanos (y más  tarde a los líderes de la UE) a suavizar su actitud hacía Rusia. Con el pretexto que, al fin y al cabo, Rusia es una parte integral del "cinturón cristiano" que, sin ella, se acabará rasgado.