Europa continúa inmersa en un rocambolesco debate cuyo final se espera para el 23 de Junio de este mismo año, día en el que la comunidad británica procederá a ejercer su derecho al voto y decidir si Reino Unido continúa o no formando parte del bloque europeo.

Cuando parecía que el tema central que continuaría ocupando la atención de la #Unión Europea sería la aceptación o no de más refugiados, el debate sobre la permanencia o no de Reino Unido en la UE ha ido cobrando cada vez más fuerza en los últimos meses, hasta el punto que el propio primer ministro británico, David Cameron, ha defendido esta misma tarde en la Cámara de los Comunes dicha permanencia pese a encontrarse frente a un Parlamento que no se recuerda tan dividido.

Anuncios
Anuncios

En su comparecencia, Cameron ha recordado el acuerdo pactado en los últimos días con sus socios europeos en Bruselas, el cual hace hincapié en las reformas prometidas antes de convocar el plebiscito. Además de esto, tampoco ha querido dejar pasar la oportunidad de subrayar que el #Referéndum será único, por lo que un 'no' supondría la imposibilidad de volver a negociar con Bruselas. El líder tory ha valorado como vital la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea para "seguir construyendo una nación más fuerte y segura".

Durante su intervención, el primer ministro señaló que una posible salida de la comunidad europea haría que se "alterase radicalmente el status especial que posee Reino Unido en la UE". De esta forma ha ido desmontando poco a poco la visión que han transmitido durante los últimos días aquellos miembros de la Cámara que apoyan el 'no' como opción más beneficiosa para llegar a negociar un mejor acuerdo con Bruselas.

Anuncios

Uno de ellos es el alcalde de Londres, Boris Johnson, quien fue también compañero de universidad del primer ministro. La pérdida de este apoyo supuso un duro golpe para Cameron, quien no esperaba que la reacción de Johnson fuese la de asegurar que animará a los ciudadanos a votar a favor de la salida británica de la UE. Esta elección podría dar un vuelco de 15 puntos en el referéndum, por lo que supone una gran amenaza para el objetivo de Cameron.

Y no solo eso. Johnson también señaló que esta consulta puede ser histórica, ya que representa "una oportunidad única para decidir el futuro del país". Obviamente, sus declaraciones no han dejado indiferente a nadie, y mucho menos a los medios británicos, los cuales se encuentran también en una división de opiniones. "Hay sólo una manera de conseguir el cambio que necesitamos, y ese es votando por marcharnos", indicó. Estas palabras han traído consigo muchas otras consecuencias, ya que el apoyo constante de Johnson al 'no' en el referéndum le esta costando muy caro a Reino Unido.

Anuncios

Y literalmente es así, ya que el valor de la divisa británica se encuentra en caída libre desde que se produjeron estas declaraciones, hasta el punto de encontrarse en una situación de inestabilidad bastante preocupante.

Como ya sabemos, esta batalla también se libra en los mercados. "Estamos viendo como varios miembros del Partido Conservador apoyarán la idea de que Gran Bretaña abandone la UE, lo cual aumenta las preocupaciones de los inversores pese a los acuerdos tomados la última semana", añadió el analista de divisas Valentin Marinov.

Ante esto, el contexto en el que se encuentra la Unión Europea está un tanto difuso. Muchos hablan de "ruptura europea" o del "fin de la Unión Europea tal y como la conocemos", aunque aún nada está decidido. Por su parte, Cameron tiene claro que el 'no' sería definitivo a partir del 23 de Junio, y en tal caso no dudará en poner en marcha el procedimiento contemplado por el Tratado de Lisboa para estos casos. Una vez llegados a ese punto y pasados dos años, Reino Unido dejaría de formar parte de forma oficial de la Unión Europea. Pero no adelantemos acontecimientos. Lo importante es que el pueblo británico decida libremente y la palabra del pueblo sea la que guíe el futuro de esta nación.