La imagen del actual presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, sucesor de José Mujica, parece estar cayendo en picada en los últimos sondeos. A sólo un año de haber asumido como mandatario, una encuesta realizada por Opción Consultores, ha revelado que apenas un 28% de los uruguayos aprueba su gestión

Por otro lado, el 34% opina que su desempeño es entre malo y muy malo. Mientras que el 38% permanece neutro. Los sectores más disconformes se ubican en ambos extremos sociales, la clase alta y la clase baja, que lo acusan de inacción y de no cumplir con sus promesas. Sin embargo, cuatro hechos recientes han cuestionado seriamente al #Gobierno de Tabaré Vázquez:

1) El vicepresidente Raúl Sendic no es Lic.

Anuncios
Anuncios

en Genética Humana en Cuba, sino que estudió Medicina. La mentira sobre el título universitario desencadenó la solicitud de renuncia por parte de la oposición y del propio Tabaré Vazquez. Sendic tuvo que admitir la semana pasada que nunca había estudiado Genética. Incluso se confirmó que esa carrera no se dicta en La Habana. La oposición pidió incluso una investigación penal y manifestó sentir vergüenza ajena por el vicepresidente.

2) Uruguay es el país que vende el combustible más caro de la región a pesar del déficit de ANCAP, la petrolera estatal. Desde hace años la petrolera genera cientos de millones de dólares de pérdidas. Sin embargo, el precio del combustible se mantiene intacto. En esta #Crisis también se ve involucrado el vicepresidente Sendic, que fue vicepresidente de la ANCAP desde el 2008 hasta el comienzo de la campaña de gobierno.

Anuncios

3) La inflación actual que roza el 10% y un fuerte aumento de tarifas e impuestos han provocado una crisis económica que desplaza a Uruguay como modelo económico a seguir dentro del Mercosur. Estos aumentos derivaron en una posible huelga convocada por el sindicalismo para el mes de abril.

4)  Venezuela tiene una deuda actual de 50 millones de dólares con Uruguay. El año pasado Nicolás Maduro y Tabaré Vázquez firmaron un acuerdo en el que pactaron que Uruguay cancelaría las deudas petroleras con Venezuela y Venezuela compraría productos alimenticios (lácteos y agrícolas principalmente) a Uruguay. La actual crisis venezolana ha impedido cumplir con el acuerdo.