Corea del Norte anunció a tres agencias de las Naciones Unidas y  a la Organización Marítima Internacional, que tiene previsto lanzar un satélite de observación aérea, entre el 8 y el 25 de febrero de este año, asegurando que forma parte de un programa de carácter científico. Los países vecinos y la comunidad internacional consideran que constituye la prueba de un misil balístico de largo alcance, por lo que Corea violaría las recomendaciones  de las Naciones Unidas, que ya han advertido reiteradas  veces a Kim Jong-un sobre este particular. El secretario de Estado adjunto para Asia, Danny Russel, declaró en rueda de prensa que, ya se había amonestado a Corea por los peligros que su conducta en materia de armas nucleares, conlleva sobre la seguridad de los países vecinos, la paz regional y mundial , después de su cuarta prueba termonuclear .

Anuncios
Anuncios

El Consejo de Seguridad estaba preparando la resolución sobre este tema, cuando el país asiático  al seguir desobedeciendo las advertencias de la #ONU, aumenta los argumentos para endurecer las sanciones previstas.

Preocupación regional e internacional

El Ministerio de Defensa de Japón ha desplegado su defensa antimisiles. El ministro de defensa , Gen Nakatani  declaró que con su sistema de radares e interceptores de misiles denominado Pac 3 y sistemas SM-3 capaces de derribarlos, se asegura la rápida detección y neutralización de cualquier posible ataque de Norcorea. El ministro japonés de Exteriores, Fumio Kishida, conjuntamente con similares autoridades de países vecinos, trabaja para disuadir a Kim Jong-un del lanzamiento anunciado.

Corea del Sur ha detectado actividad en la base Dongchang Ri, ubicada en el noroeste de dicho país, desde donde se prevé el lanzamiento anunciado.

Anuncios

En  prevención y defensa de posibles ataques con misiles intercontinentales, EE UU ha aumentado el número de baterías de los escudos antimisiles Patriot en Osaka, Japón

Ante el peligroso anuncio de Pyongyang y las explicitas y reiteradas amenazas a EE UU, el Ejército Norteamericano ha elevado  también  el número de misiles emplazados en las bases de Alaska y Hawái.