En el pasado vimos como la gente se trasladaba del pueblo a la ciudad para mejorar su nivel de vida y encontrar trabajo y más posibilidades. Ya en el siglo XIX y en el XX ocurrió que ese sueño se transformaba en pesadilla con suma frecuencia. Esto lo podemos ver los datos del estudio del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia Social que realizó un estudio sobre las ciudades más peligrosas del mundo.

Los datos son verdaderamente aterradores, siendo la tristemente vencedora Caracas, la capital de Venezuela roza los 120 asesinatos cada 100.000 habitantes, un porcentaje que es claro testimonio del clima de inseguridad que se vive allí.San Pedro Sula en Honduras y San Salvador, capital de El Salvador completan el podium de las urbes más inseguras del planeta.

Anuncios
Anuncios

Acapulco en México ocupa la cuarta posición, algo que sorprenderá a más de uno por lo turístico del lugar

Además de estas ciudades, destacan en novena y décima posición Ciudad del Cabo (Sudáfrica) y Cali (Colombia). El país más poderoso del mundo Estados Unidos, cuenta con ciudades entre las 50 más peligrosas del mundo, concretamente San Louis es la decimoquinta con 59,23 asesinatos cada 100.000 habitantes, Baltimore la decimonovena y Detroit la vigesimo octava.

Entre los estudios que se suelen hacer cada año, ya no sorprende la presencia tan grande de países de latinoamérica, los cuales copan los primeros puestos casi todos los años. Otras zonas del mundo caso del continente más pobre como el africano tienen ciudades con menor índice de criminalidad o las ciudades asiáticas que es una zona densamente poblada.

Anuncios

Esto debería hacer reflexionar a las autoridades, que por desgracia parecen impotentes al ver los climas de violencia generalizada que se suceden en esta parte del mundo. En algunas de estas ciudades la convivencia con la muerte en los vecindarios es realmente criminal y supone que mensualmente ven asesinatos que se producen repetidamente en sus barrios. Esperemos que todo esto cambie y que poco a poco aumente la seguridad para unos ciudadanos que más que en ciudades viven en campos de batalla. #Violencia de género