Alemania continúa siendo el centro de todas las miradas en Europa desde que se iniciase la crisis migratoria de refugiados. Tras la inestabilidad que proporcionaron tanto los ataques perpetrados en París el pasado año como las múltiples amenazas terroristas que le siguieron, la canciller alemana Angela Merkel y otros líderes políticos europeos decidieron endurecer la política de puertas abiertas a los refugiados por miedo a que muchos de esos terroristas entrasen a Europa con la 'máscara' de refugiados.

El punto de inflexión en este asunto llegó cuando la ciudad alemana de Colonia presenció una Nochevieja jamás vivida y difícil de creer: una oleada de cientos de hombres persiguieron, robaron y agredieron sexualmente a mujeres por las calles de la ciudad sin que ninguna autoridad pudiese detenerlo.

Anuncios
Anuncios

Obviamente, medios de comunicación y figuras políticas de toda Europa condenaron el acto, pero además señalaron, sin ninguna prueba contundente aún, que la mayoría de los culpables podían ser refugiados que habrían atravesado la frontera alemana en los últimos meses.

Pues bien, 46 días después se resuelve parte de este rompecabezas, ya que, de los 58 detenidos que la Policía alemana pudo identificar, solo tres son refugiados de Siria o Irak. Según ha destacado el fiscal de Colonia, la mayoría eran de origen magrebí, aunque llevaban varios años viviendo en Alemania. En concreto, el fiscal ha señalado que entre los implicados había 25 argelinos, 21 marroquíes, tres tunecinos y tres ciudadanos alemanes. Y lo más importante: ninguno de ellos estaba recién llegado a Alemania, lo cual rompe con todas las opciones que Merkel y otros líderes políticos barajaban.

Anuncios

La pregunta ahora es: ¿Dará marcha atrás Merkel en su plan de seguir endureciendo las políticas de inmigración para cerrar cada vez más el acceso de los refugiados a las fronteras europeas? Es una cuestión difícil, pero por ahora lo único que podemos saber es que toda la polémica que se generó tras estos incidentes y las decenas de manifestaciones xenófobas que se produjeron posteriormente en contra de los refugiados están cayendo por su propio peso. Además de esto, las declaraciones del fiscal cambian por completo la perspectiva de lo sucedido, ya que contradicen lo que afirmaron muchos testigos que presenciaron los hechos. Un ejemplo claro de ello es el testimonio de uno de los policías que presenció las agresiones y declaró que "la mayoría eran sirios recién llegados a Alemania y solicitantes de asilo".

Pero aquí no terminan las sorpresas. Tal y como ha confirmado el propio fiscal, la mayoría de los ataques no tuvieron como objetivo cometer agresiones sexuales, sino robos. De las 1.054 denuncias recibidas hasta la fecha, 600 o más han sido a causa de robos de objetos.

Anuncios

La Fiscalía considera "anecdótica" la participación de tres refugiados en unos hechos que involucran a más de un millar de hombres, y más cuando solo se tiene a 58 detenidos de las más de 1.000 denuncias que se presentaron en su momento.

Por último, el propio fiscal recordó en su comparecencia que, a pesar de todo, la gran mayoría de los detenidos "entran en la categoría de refugiados", ya que entraron en Alemania pidiendo formalmente el asilo. Como contradicción a estas palabras, hay que recordar que durante el pasado mes de enero el Gobierno alemán incluyó a Argelia, Marruecos y Túnez entre los países de origen seguros. Esto significa que ya no se pueden considerar a los procedentes de estos países como refugiados, por lo que se reducen sus opciones de recibir el asilo.

Muchos son los que consideran que Merkel debe atender la gravedad de los hechos y dar un paso atrás en su política de endurecer el paso de los refugiados a Europa. Ante la incapacidad de resolver tantas cuestiones que rodean este asunto, lo importante es empezar a mirar a nuestro alrededor cuando ocurre una desgracia de este calibre antes de culpar a aquellas personas que no son de origen europeo, ya que los estereotipos también pueden hacer mucho daño. #Inmigración