Monos con collares de hierro y cadenas alrededor de su cuello, entrenamiento muy duro que dura desde el amanecer hasta el anochecer, una vida dedicada sobre todo tras las rejas. En la soledad.

Mientras que en China está a punto de comenzar el Año del Mono, en el pueblo de Baowan intensifican los entrenamientos de macacos destinados a convertirse en payasos de circo para que en las calles de China, puedan entretener a los visitantes y turistas. Y en 2016 se espera que sea aún más numerosos y lucrativos.

Es un negocio que en el pueblo de la provincia de Xinye es la principal fuente de sustento de sus 2.500 habitantes. Ha sido durante cientos de años una tradición que se transmite de padres a hijos.

Anuncios
Anuncios

Tanto es así que, a pesar de que la cría y captura de estos primates está regulada en China, los que viven en Baowan no necesita ninguna autorización para hacerlo.

En la "Granja de monos Qilingang » de Baowan viven unos 400 macacos. A los #Animales se les enseña a montar en bicicleta y otros mini vehículos, caminar sobre zancos, lanzar cuchillos y actuar como auxiliares o ayudantes del sel ser humano. Los convierten en pequeños payaso para entretener a los turistas. En un país donde los derechos de los animales ciertamente no está en la agenda del día, los métodos utilizados para entrenar a los macacos son a menudo violentos. Sin contar los animales que tienen presos, encerrados, y las malas condiciones en las que viven estos animales que, por su naturaleza, son extremadamente sociales.

"La manera en que entrenamos a los monos no siempre son de lo más respetuoso - admite Zhang Zhijie, de 57 años, que proviene de una familia de circo de calle y que desde hace cuatro años tiene a su macaco atado a una cadena fuera de la casa - Sin embargo, estos monos han traído muchos beneficios económicos y han cambiado nuestras vidas. Debemos amarlos. Tanto mi abuelo como mi padre eran artistas de la calle y ahora gracias a ello nuestros hijos puedan ir a la escuela por el dinero que hemos ahorrado con esta obra ".

Aunque también las tradiciones pueden terminar.

Anuncios

En China, el enfoque de los derechos de los animales se está convirtiendo poco a poco en algo más generalizado y de creciente prosperidad para las nuevas generaciones, también en Baowan. Los hijos de Zhang Zhijie, por ejemplo, no creen que deban seguir los pasos de su padre.Aún así, queda mucho camino por recorrer. #Derechos Humanos