A través de unas fotos vía satélite esta mañana hemos podido conocer la instalación de misiles tierra-aire chinos en la isla Yongxing. También conocida como isla Woody, este terreno se encuentra en una zona clave para el control del mar del Sur de China, región que está en disputa entre China, Taiwán y Vietnam. Cabe destacar la proximidad a las islas Paracel, que son el punto de mayor conflicto entre los distintos países. Taiwán ha denunciado los hechos, elevando las tensiones entre los países del sureste asiático, justo en un momento de consenso tras la reunión entre Estados Unidos y los estados miembros de la ASEAN.

China ha respondido rápidamente a las acusaciones a través del ministro de Exteriores, Wang Yi, que en rueda de prensa explicó lo siguiente: "Las construcciones limitadas y necesarias de autodefensa que China ha levantado en esas aguas van el línea con el derecho de protección que contempla el derecho internacional".

Anuncios
Anuncios

Por su parte, el ministro de Defensa de Taiwán, David Lo, ha declarado que: "Las partes interesadas deben colaborar para mantener la paz y la estabilidad en la región del mar del Sur de China y abstenerse de tomar ninguna medida unilateral que pudiera aumentar las tensiones".

Según las fotos obtenidas por los satélites de la compañía ImageSat International, China habría desplegado dos baterías de ocho lanzaderas de misil cada una, a lo que se debe añadir un sistema de radar, como informa El País. La instalación se habría llevado a cabo el 14 de febrero, tomando como referencia el tercer día del mismo mes, en el que la playa de la isla se mostraba vacía.

La acción de China no nace da la nada. Llega tras que buques militares de los Estados Unidos se hayan aproximado a las islas artificiales del gigante asiático, algo que desde Beijing se ha tomado como una amenaza y como una provocación.

Anuncios

El área que China reclama como suyo es vital en el comercio marítimo mundial, en torno a 5 billones de dólares anuales es lo que se mueve en la región. No obstante Filipinas, Taiwán, Brunéi, Vietnam y Malasia también quieren su pedazo, y reclaman parte de las islas en disputa, como las islas Spratly. #Poder