Este viernes, el comité de detenciones ilegales de la Organización de Naciones Unidas determinó que tanto Suecia como Reino Unido han detenido arbitrariamente a Julián Assange (Townsville, 1971) en una persecución política al fundador de Wikileaks,

Assange permanece recluido en la Embajada de Ecuador en Londres desde el 19 de junio de 2012 donde solicitó asilo. A pesar de que Ecuador se lo concedió, Inglaterra negó darle un salvoconducto insistiendo en que tenía la "obligación legal" de extraditarlo a Suecia, donde lo esperan, supuestamente, cuatro casos de abusos sexuales para ser juzgado. De aquellas denuncias tres ya han prescrito excepto uno de violación con fecha de caducidad en el año 2020.

Anuncios
Anuncios

Assange asegura estar siendo víctima de una caza de brujas por parte de los Estados Unidos tras haber revelado documentos clasificados sobre su intervención en las guerras de Irak y Afganistán, además de sus relaciones diplomáticas con países de todo el mundo. Tras conocerse el fallo del comité de la #ONU favorable a Assange, que incluía además de su libertas una compensación, el ministro de Relaciones Exteriores Philip Hammond tildó la decisión de ridícula y a los expertos de Naciones Unidas como principiantes. Assange no ha tardado ni un segundo en callar a Hammond y tildar sus dichos del organismo internacional de "inaceptables".

La ministra de Relaciones Exteriores australiana Julie Bichop, ha emitido hoy un comunicado en donde anuncia que se ha reunido con parte del equipo legal de Julian Assange.

Anuncios

"He leído el informe y estoy buscando consejo legal sobre sus implicaciones para el Señor Assange como ciudadano australiano. La canciller ha ofrecido asistencia consular al periodista mientras que su abogada, Jenifer Robinson, ha pedido que le entreguen su pasaporte de forma inmediata o bien le concedan uno nuevo. 

Julian Assange, gracias a Wikileaks ha ganado innumerables reconocimientos internacionales a la libertad de prensa y derechos humanos. El parlamentario noruego Snorre Valen lo nominó el año 2011 al Premio Nobel de la Paz.