El portavoz militar de Riad anunció en la primera semana de febrero, que Arabia Saudí estaría dispuesta a intervenir en cualquier maniobra militar que se desarrolle bajo el liderazgo de EEUU, en el territorio de #Siria.

Trueno del Norte, cuenta con un total de 150.000 hombres entre saudíes, egipcios, jordanos y  sudaneses. De alguna manera es un mensaje imperativo a los Estados Unidos, demostrando que si no se pone al frente de las ofensivas planteadas por Arabia Saudí, las fuerzas regionales serian suficientes para iniciar un ataque sobre el territorio Sirio.

El subcomandante del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica de Irán, general de brigada Hossein Salami, tildó las declaraciones saudíes de broma política, ya que según su apreciación, Arabia no cuenta con los  elementos bélicos necesarios para enfrentar la lucha antiterrorista.

Anuncios
Anuncios

La situación le permitió recordar lo hecho por los saudíes en la Republica de Yemen y la alianza que mantienen con grupos antagónicos al oficialismo sirio y al terrorismo.

#Rusia por su parte y a través de Pavel Krasheninnikov, presidente del Comité Estatal de la Duma (Parlamento ruso), especificó que cualquier intromisión en territorio sirio por parte de fuerzas de combate de Arabia Saudita, sin  la aprobación de  Bashar al Assad, será considerada una declaración de guerra. En una entrevista a Interfax, dijo: “Riad intenta enviar tropas al territorio de un estado soberano sin declarar una guerra”.

El analista internacional, Luis José Fernández, en declaraciones a Hispan TV Noticias, explicó que la situación  económica de Arabia Saudí considerada en décadas, está en su peor  momento, y no le permitiría enfrentar el gasto que demandaría  su intervención en un conflicto armado.

Anuncios

Sumado esto a las recientes victorias del ejército sirio en Latakia y Alepo, que está derrotando sistemáticamente a sus protegidos de Al Nusra y otras agrupaciones terroristas que dominaban el noroeste de Siria. Según Luis José Fernández, Arabia no podría enfrentar económicamente el desarrollo de dos guerras conjuntas, cuando además la presencia de Rusia como muy activo aliado de Siria, marca con su poderío armamentístico, una diferencia muy importante, en el conflicto. Señaló además que,  estas acciones implicarían la guerra regional e incluirían al propio territorio de Arabia Saudí.

El ministro de Exteriores de Arabia Saudita  aseguró que la solución a la crisis es que Bashar al Assad, renuncie " por las buenas" porque de no ser así tendría que enfrentar una acción militar, según TeleSur Noticias.

Sobre el conflicto sirio se cierne además el fracaso repetido de las conversaciones por la paz, en las que se inscriben las últimas de Ginebra III.