Ante la falta de apoyo interno y consenso entre los miembros de la UE, la canciller alemana ha trasladado sus inquietudes a la Organización del Atlántico Norte, decisión tomada tras reunirse con el primer ministro turco para reforzar el papel de este país en la prevención de la llegada de refugiados sirios a suelo europeo. De esta manera, Turquía recibiría una ayuda adicional de 3.000 millones de euros, desembolsados por los países miembros de la UE, para reforzar sus controles fronterizos.  Las fuerzas de la OTAN se unirían a las del Frontex, guardia fronteriza europea creada bajo propuesta de la Comisión Europea.

La nueva respuesta militarizada y defensiva a la #Crisis social y política #Siria no ha sido bien recibida por todos, como el ministro de defensa español, Pedro Morenés, quien ha mostrado sus reparos a la inclusión de esta organización en la gestión de refugiados y ha señalado que sería más conveniente una mejor coordinación entre los miembros de la UE.  Esta posición es compartida por la OTAN, que si bien asegura su completa consternación por la crisis y se compromete a valorar la petición turco-alemana, no contempla tomar una decisión de forma inmediata.

Anuncios
Anuncios

Esta petición coincide con el aumento de la presión en la frontera turca debido a los últimos ataques aéreos rusos y sirios en la ciudad de Alepo,  que han provocado la huida de miles de ciudadanos sirios hacia la frontera con Europa, número que podría elevarse hasta los 600.000. La población civil teme que la ciudad sea asediada y las pocas vías de escape existentes, carreteras secundarias y caminos, queden bloqueadas, poniendo en peligro el acceso a alimentos, como ya ha sucedido en varias zonas del país.

Los ataques han provocado también el desmantelamiento de buena parte de las fuerzas rebeldes en el norte de Siria, que están siendo atacadas por fuerzas gubernamentales, rusas, y el  ISIS, simultáneamente. Las fuerzas opositoras sirias han acusado a Rusia de cometer `crímenes de guerra´ y a la comunidad internacional de pasividad.

Anuncios

También piden que se aplique de forma efectiva la resolución del Consejo de Seguridad de ONU, la cual permitiría la creación de zonas seguras para los desplazados, el acceso de ayuda humanitaria y el fin de asedios a ciudades. La OTAN ha criticado duramente la intervención rusa ya que pone en peligro el proceso de paz, a pesar de que las autoridades de este país aseguran que solo atacaron a objetivos terroristas.

Estas nuevas medidas ponen aún más en entredicho el mensaje difundido en numerosas ciudades europeas de `refugees welcome´ y restan credibilidad a los discursos oficiales que aseguran la voluntad del continente de hacerse cargo de esta crisis humanitaria. Por su parte, Turquía, tras haber sido criticada por no estar realizando la mejor labor en el control de las fronteras exteriores europeas, se defiende asegurando que, con una carga actual de 2.2 millones de refugiados sirios en el país, no puede pretenderse que sea la mayor destinataria del flujo de refugiados y que, a pesar de las presiones, seguirá recibiendo desplazados en sus fronteras.

Anuncios

#Angela Merkel