El estado federado de Alemania subcontrata en fechas de más tránsito de pasajeros, a una empresa externa llamada Bayerische Oberlandbahn, en esta época de carnavales dicha empresa privada utilizó 2 trenes Meridian.

 A las 7 menos diez de la mañana en un tramo en que solo había una vía tuvieron un choque frontal descarrilando posteriormente y desplazándose por terrenos agrícolas cercanos algunos cientos de metros. Siendo la primera hipótesis que no fuesen respetadas las señalizaciones por uno de los trenes

Como consecuencia de dicho choque, se han trasladado a centros médicos de Múnich, aproximadamente ciento cincuenta heridos con la ayuda de 15 helicópteros.

En las tareas de rescate participan varias ONG incluso del Austria sumando esfuerzos a las locales, policía, Bomberos y la asociación ADAC siglas de Allgemeiner Deutscher Automobil Club, que para los que no estemos al día, en la República Federal Alemana esta es la asociación automovilística  más importante.

Anuncios
Anuncios

 Por supuesto no podían faltar los medios de comunicación informaban de que eran al menos 8, aunque la policía Alemana que no podía precisar el número de víctimas mortales por el momento confirmo que eran ya 4 los fallecidos y añadió que había sido un choque frontal, y es por ello que el mayor impacto se lo han llevado los pasajeros que viajaban en los vagones más cercanos a la locomotora.

Otros medios de la localidad de Baviera  apuntan a que son 9 los fallecidos, que de los heridos 40 están graves y 15 muy graves, que son 100 ya los heridos pero podría ampliarse la cifra.   

Las causas de por qué se produjo un accidente de esta índole son por el momento desconocidas, aunque se barajan varias, incluso que las señales luminosas fallasen como se sospecha.

  Bernd Rosenbusch  gerente de la empresa de ferrocarriles, a través de una declaración a los medios locales ha expresado su consternación y añadió que este momento centraría en las familias y las victimas todos su esfuerzo.

Anuncios

Uno de los supervivientes que viajaba en los vagones más lejanos a la locomotora, un chico de 22 años contaba los desgarradores hechos, los gritos, la sangre a su alrededor, la confusión, decía que fue de repente que se pusiese del revés el tren y que la espera más angustiosa fue la de las ambulancias que tardaron 20 minutos en llegar. #Accidentes