El inició de año ha dejado innumerables dudas acerca de como va a ser el comportamiento de los mercados, y sobre todo cómo va a evolucionar la economía y el impacto que podria tener en la vida de los ciudadanos.

Se ha estado discutiendo estos últimos días en el foro Davos, si estamos realmente iniciando un nuevo periodo de #Crisis económica, similar a la del 2008. La desaceleración en el crecimiento de la ultrapotencia china, pasando a un 6% este último año, la bajada acusada y continuada del crudo, sobre todo el de referencia a nivel mundial que es el Brent, y con ello el desplome de las bolsas más importantes del mundo, han hecho temer a los mercados, y por ende a los inversores a un nuevo periodo de turbulencias que podría ser letal para las buenas perspectivas de futuro que se avecinaban y vaticinaban en el último trimestre del año anterior, al venir cargadas de datos muy psoitivos, como el dato del paro americano y la salida de la crisis generalizada en la zona euro.

Anuncios
Anuncios

No obstante, la economía es frágil, y vivimos momentos de una volatilidad en los valores muy significativa, y de inestabidad en el resurgimiento de los países emergentes. Todo ello unido a que los países de la Unión Europea no terminan de despegar, a pesar de sus políticas de austeridad, los grandes gurus y ceos de las empresas más significativas de la mayoría de los sectores productivos, alertan de que podemos entrar en barrena y volver a iniciar un periodo de desinversion y de un fuerte retroceso en la #Calidad de vida de las naciones desarrolladas.

En cuanto al microcosmos español, parece que esta música no le está afectando en demasía. Sus perspectivas de crecimiento no sólo se mantienen sino que se preveén mejor de lo esperado, de hecho el Banco Central Europeo sigue manteniendo que se crecerá a un ritmo de un 3%.

Anuncios

De todo modos el peligro acecha, ya que la bolsa española ya esta dando signos de declive, ya que en el primer mes ha sufrido una fuerte contracción bajando a 8300 puntos. La evolución de los mercados y la fluctuación del petróleo tarde o de temprano tendrá que repercutir en la economía, sin olvidar la sensación de inestabilidad en la formación de gobierno, que pueden hacer espantar inversiones cuantiosas que se empezaron a calibrar por fondos de inversión y patrimonios extranjeros.

Habrá que esperar unos meses y la evolución de todos los factores para poder diagnosticar si realmente existe un nuevo recorte en las productos interiores brutos de los países, y en particular en el paro, lacra sistemica de España.

  #BCE