Con música al estilo K-POP surcoreano, mensajes que lastiman el orgullo de las fuerzas militares norcoreanas poniendo en duda su lealtad, programación que alude al respeto de los derechos humanos y que destaca las ventajas de vivir bajo el régimen capitalista de Corea del Sur, así se reanudó la guerra fría el viernes 8 de enero en la frontera común.

La reanudación de la propaganda antinorcoreana es en respuesta por los ejercicios nucleares realizados por el país del norte el pasado 6 de enero. Estas pruebas subterráneas ocasionaron un sismo de 5.1 grados Richter, que fue registrado en Corea del Sur y en parte de China, naciones que manifestaron su molestia; China por no haber recibido previo aviso de su principal socio comercial y los surcoreanos por considerar estas acciones una nueva provocación y un atentado contra el derecho internacional. 

Los altavoces utilizados para la antipropaganda fueron colocados a lo largo de la frontera con Crea del Norte.

Anuncios
Anuncios

En total son once altoparlantes con un valor estimado de 100 mil euros cada uno y cuya potencia alcanza los 20 kilómetros, según informes de las autoridades en Seul.

La reactivación de los megáfonos sucede justo en el día que Kim Jong Un, presidente norcoreano, festeja su cumpleaños; por lo que es deducible que los mensajes emitidos intentan boicotear la celebraciones en el país comunista.

Park Chang Kwon, trabajador en el Instituto de Defensa y Análisis de Seúl dijo que "Kim Jong Un es el típico dictador. Es un Dios en Corea del Norte y este tipo de propaganda cuestiona ese estatus. Penetra en la mente de la población con imágenes de una nación libre y eso daña el culto opresivo a la personalidad que se observa en Corea del Norte".

Especuló sobre la posibilidad que existe de que haya una fuerte reacción por parte de Corea del Norte.

Anuncios

Al respecto, un portavoz militar aseguró que de ser así, el gobernó ya desplegó unidades de artillería que tienen órdenes de responder inmediatamente con misiles de corto alcance en caso de que los altavoces sean atacados, pues se espera que así sea, ya que en agosto del año pasado Pyongyang casi declaró un estado de "casi guerra" en el que hubo un intercambio de disparos entre ambos bandos.  

Mientras tanto el Consejo de Seguridad de la ONU trabaja en las sanciones que caerán sobre el país del norte tras anunciar el éxito de las pruebas nucleares con la llamada Bomba H. Por su parte John Kerry, secretario de Estado de Estados Unidos entabla conversaciones con el #Gobierno chino para persuadirlo de terminar sus relaciones con Pyongyang, de quien es aliado y principal socio comercial. #Crisis