La escuela de invierno de la Universidad de Jyväskylä en Finlandia ha acogido durante dos semanas a estudiantes de gestión deportiva de todo el mundo para discutir sobre los temas que pueden preocupar al sector y a la sociedad mundial.

Los estudiantes y profesores, llegados de todas las partes del mundo, han focalizado sus estudios en la perspectiva internacional de la gestión deportiva, en el marketing, y en los deportes de invierno. Para ello se ha contado con la presencia de grandes nombres como el doctor Christoph Breuer de la universidad de Colonia, o la doctora Maria Kotiranta, de la universidad de Jyväskylä. Otros organismos participantes han sido el resort de esquí de la ciudad, y el Comité Olímpico Finés.

Anuncios
Anuncios

El estudio iba enfocado a aquello que más preocupaba a los estudiantes de todo el globo, y por tanto, en una simulación de un congreso de ministros, los alumnos han tenido que presentar sus proyectos a nivel global. Los temas, que eran de libre elección, se han quedado en dos: El primero de ellos la prevención de la #Obesidad, y como segundo tema la integración de los refugiados en Europa.

Para combatir la obesidad se ha propuesto un proyecto educativo en los colegios europeos, y la prueba piloto debería realizarse en España, dado que es uno de los países con más obesidad de Europa, tal y como informan los alumnos en su presentación. El proyecto le costaría al estado unos 463 millones de euros al año, nada comparado con los 5000 millones que se gastan cada año en sanidad para curar la obesidad.

Anuncios

El programa consiste en promover desde el colegio, mediante una asignatura, un estilo de vida activo y con una dieta equilibrada. El trabajo conjunto con las familias es crucial para el correcto desarrollo del programa. En una segunda opinión el proyecto debería implantarse mediante pruebas piloto en los diferentes países de Europa, pudiendo llegar a utilizarse en todo el mundo.

En el caso de los refugiados, los proyectos pasan por los clubes deportivos, así como por el voluntariado. La integración, nunca basada en cambiar las costumbres del extranjero sino en aprender de ellas, se plantea desde eventos deportivos no competitivos ni federativos con participación de refugiados y gente local, y organizados por voluntarios y gente formada en trabajo y educación social. La propuesta federativa también llega a los oídos de los falsos ministros, pues se plantea que en los clubes de baja competición puedan mezclarse extranjeros y locales sin ningún tipo de problema. Se plantea como proyecto futuro el trabajo en la regulación de la alta competición. #Unión Europea #Inmigración