El ébola ha vuelto a golpear en África. Una persona que había dado positivo al virus murió ayer en Sierra Leona. La noticia llegó horas después de que la Organización Mundial de la Salud declarase erradicada la patología en la vertiende occidental del continente africano. Desde el año 2013 la enfermedad ha causado la muerte de casi 12.000 personas, la mayor parte de las cuales en Sierra Leona, Guinea y Liberia.

La defunción ha sido comunicada por el portavoz del gobierno de Freetown durante la noche de ayer. Según algunas filtraciones, se trataría de una mujer que residía en la ciudad de Magburaka, en el distrito de Tonkolili, cerca de la frontera guineana.

Anuncios
Anuncios

Es posible que la víctima hubiera muerto hace un par de días, sin embargo las autoridades han comunicado este hecho en estas últimas horas. El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon ha declarado que, a pesar de que los países interesados han sido declarados fuera de peligro por cuanto respecta a la trasmisión del virus, podrían existir casos de contagios en el trascurso del año 2016 y que solo cabría esperar un descenso gradual.

Los expertos de la OMS coinciden en la misma advertencia: "El trabajo no ha concluído. Tenemos que seguir atentos -han explicado-. Todavía hay un alto riesgo de pequeños brotes de ébola porque el virus puede mantenerse por un periodo de tiempo de hasta un año en el esperma de los supervivientes masculinos", pudiendo rara vez ser transmitida a la pareja.

Anuncios

Sierra Leona fue declarada libre de ébola el pasado 7 de noviembre y sólo ayer la OMS había certificado el fin de la epidemia en Liberia y, por consiguiente, en toda la región. El primer caso se remonta a diciembre de 2013 en un pueblo de Guinea del Sur, desde donde el virus se extendió rápidamente a los territorios cercanos, y posteriormente también a Nigeria y Mali. Incluso algunos estados occidentales fueron golpeados por el virus, entre los cuales destacan España, Italia y los Estados Unidos. De las casi 29.000 personas contagiadas han muerto menos de la mitad.

Sin embargo la tragedia más grande es aquella que tiene que ver con los niños. Según datos de UNICEF, más de 22000 menores han perdido por lo menos uno de sus padres a causa del virus en África. La mayor parte de éstos han sido acogidos por otras familias de la comunidad o han sido abandonados a su suerte.  #Crisis #Enfermedades