El Vaticano ha celebrado la Jornada Mundial del Inmigrante y el Refugiado. En este día, el #Papa Francisco ha dedicado un mensaje a uno de los colectivos por los que más se preocupa. 

Más de 7.000 inmigrantes de alrededor de treinta países distintos acudieron a las inmediaciones de la Basílica de San Pedro para escuchar la misa del papa Francisco. El primer papa latinoamericano de la historia, que ha confesado ser descendiente de inmigrantes, animó a todos ellos a no dejarse robar la esperanza y a vivir con alegría. 

Valoró las distintas historias, culturas y valores que tienen los inmigrantes pero, al mismo tiempo, recordó que en muchas ocasiones sufren "miseria, opresión y miedo". 

El papa les animó a no dejarse "robar" la esperanza ni la alegría di vivir que, añadió, crecen por la misericordia, motivo central del Año Santo Extraordinario. 

Además, Jorge Bergoglio también agradeció a todas las personas que prestan su ayuda a los inmigrantes. 

Las dos familias de regufiados que viven en el Vaticano

El papa llama a dejar atrás el miedo y acoger refugiados #Inmigración