En julio se firmó un acuerdo con EEUU y otras cinco grandes potencias, esta noche del sábado 16 de Enero, el Organizmo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) ha confirmado que Irán ha reducido su programa nuclear. Poco después de firmar el acuerdo, tanto #Estados Unidos como la #Unión Europea ya anunciaron que levantarían sanciones vinculadas al programa atómico. Cuando ya han pasado seis meses desde que se hizo ese pacto, Mohamad Javad Zarif y John Kerry, el ministro iraní de Exteriores y el secretario de estado norteamericano, volvieron a Viena para así asistir a un momento clave para las relaciones bilaterales que se están produciendo y las de todo Oriente Próximo.

Anuncios
Anuncios

El secretario de Estado norteamericano confirmó en Viena que era el día en el que se había alcanzado el acuerdo, este acuerdo hace que Oriente Medio sea más seguro, ya que se ha reducido mucho el peligro que había de una bomba nuclear.

El ministro iraní, Mohamad Javad Zarif, no ha podido ocultar su estado de euforia por haber llegado el día en el que se podían levantar las sanciones.  El día que se planificó esa hoja de ruta para toda la puesta en práctica del acuerdo ahora se conoce como Día de la Implementación.

Este paso va a poder permitir la reintegración económica de Irán, algo que esperan con ganas los ochenta millones de habitantes, y además también podrá permitir la rehabilitación política. Teherán y Washington no han anunciado aún la reanudación de las relaciones diplomáticas que fueron cortadas poco tiempo después de que se proclamara la República Islámica en el año 1979.

Anuncios

Aún así, ha habido un acercamiento a raíz de las negociaciones nucleares y ya ha dejado atrás el paradigma de la enemistad que había ido definiendo Oriente Próximo.

Zariz lo hacía saber en un artículo en The New York Times en el que reafirmaba la disposición del Gobierno de Hasan Rohani a “dialogar, promover la estabilidad y combatir el extremismo desestabilizador” frente a Arabia Saudí, presentado como un país irresponsable.

Lo más inmediato será la posibilidad que tendrán de volver a vender petróleo y así recuperar entre cincuenta mil y cien mil millones de dólares (entre cuarenta y seis y noventa y dos millones de euros), que según fuentes era Irán quien los tenía bloqueados en bancos extranjeros.