Ramala, Cisjordania, 21 de noviembre de 2015. Las autoridades israelíes entran en el domicilio de Muhammad al-Qiq, periodista palestino del canal de televisión Al Majd, le interrogan y le aplican una detención administrativa; es decir, sin cargos ni juicio. Apenas cinco días después, el palestino inicia, ya desde prisión, una huelga de hambre como protesta. Varias semanas después, como consecuencia del agravamiento de su estado de salud, Al-Qiq fue trasladado a un hospital de Afula, al norte de Israel, donde actualmente sigue custodiado por las autoridades israelíes.

Desde allí llegan las últimas noticias: el periodista, de 33 años, ha manifestado su intención de llevar su huelga de hambre “hasta el martirio o la #Libertad. Cuando la gente ha sido tratada tiránicamente, ya no está preocupada por las consecuencias, aunque el peaje sea la propia vida”. En las mismas declaraciones, recogidas por la agencia palestina de noticias Ma’an, Al-Qiq asegura que “los periodistas palestinos están sufriendo detenciones forzosas y abusivas porque han sido la voz de la conciencia humana, exponiendo los crímenes y las prácticas opresivas de la ocupación israelí contra la población palestina”.

El canal Al Majd y los compañeros de Al-Qiq han impulsado una campaña de apoyo al periodista en las calles de Ramala, y las protestas por su detención se han dejado sentir en varias ciudades.

Anuncios
Anuncios

El jefe del Comité de Presos de la Autoridad Palestina, Issa Qarage, que asistió a una de ellas junto con familiares del periodista, confirmó anteriores declaraciones que aseguran que Al-Qiq está al borde la muerte y rechazando cualquier tipo de alimentación.

Por su parte, el Tribunal Supremo de Israel aplazó el pasado miércoles su decisión de liberar o no al palestino, prolongándose la detención administrativa hasta que su estado de salud fuese examinado.

Entre otras organizaciones, Reporteros sin Fronteras y Amnistía Internacional han mostrado su preocupación por “las condiciones en las que lo retienen y las circunstancias poco claras de su detención” y han exigido la liberación de Al-Qiq.

#Huelgas #Derechos Humanos