El Departamento de Justicia estadounidense en nombre de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) ha demandado al grupo automovilístico alemán Volkswagen por las acusaciones que afirman que instaló en más de 600.000 #Coches equipados con motores diésel un software que permitía falsear los gases contaminantes que emitía. 

La denuncia por el conocido como caso Diesel Gate fue destapado el pasado 18 de septiembre y causó una crisis sin precedentes, que desde entonces lastra a Volkswagen sus ventas por todo el mundo, afectando también a miles de vehículos en España.

El gobierno de Estados Unidos de lo que acusa al grupo automovilístico alemán es de manipular ilegalmente los coches para modificar el sistema de control de emisiones.

Anuncios
Anuncios

Estos casi 600.000 vehículos diésel emitían más gases contaminantes de los permitidos por la ley, aunque no se mostrara así.

El Departamento de Justicia estadounidense también acusa a Volkswagen de violar la Clean Air Act o Ley de Aire Limpio, ya que vendía, introducía en el mercado e importaba los coches con esta manipulación de emisiones.

Las alegaciones de la demanda, presentada en nombre de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), se castigan con penas que podrían costar a Volkswagen más de 30.000 dólares por vehículo, lo que ascendería a 18 mil millones de dólares.

John Cruden, asistente del fiscal general y jefe de medio ambiente y recursos naturales del Departamento de Justicia afirmó que "los fabricantes de automóviles que no logran certificar adecuadamente sus coches con sistemas de control de emisiones violan la confianza pública, ponen en peligro la salud pública y afectan a sus competidores."

Cruden explicaba a través de un comunicado que las conversaciones con Volkswagen todavía no han llevado a ningún acuerdo entre las dos partes y apostilla diciendo que #Estados Unidos hará todo lo que esté en su mano para resarcir las violaciones del aire limpio en su país. 

Tras las primeras noticias del escándalo de las emisiones la compañía pidió disculpas en repetidas ocasiones y varios altos ejecutivos han renunciado.

Anuncios

El ex CEO de Volkswagen, Martin Winterkorn, renunció después de decir que estaba sorprendido y asombrado de "la mala conducta" y que la empresa automovilística alemana se encontraba en medio de una "grave crisis".