Taiwán, por si algunos no lo saben, es una isla cercana a China que en 1949 se declaró independiente al convertirse el país en comunista bajo el mando de Mao Zedong. Taiwán recibió a los no comunistas que se refugiaron en la isla, y allí fundaron un país capitalista, aunque también con Régimen de partido único. Fue admitido en la ONU en vez de China, aunque en 1971 fue expulsado de la misma para que entrara el segundo.

Hace años, Taiwán evolucionó hacía una democracia occidental. Pero diplomáticamente está aislado, ya que el mundo entero, incluido Occidente, ha decidido reconocer sólo a China y hacer con ellos negocios, aunque siga siendo un país comunista, pese a su evolución hacía un peculiar capitalismo, donde cada chin@ puede disponer del último adelanto tecnológico y va vestido a la moda occidental.

Anuncios
Anuncios

Pues en las #Elecciones presidenciales celebradas en Taiwán, ha ganado Tsai Ing-wen, de 59 años, del DPP (Partido Demócrata Progresista), que defiende que la isla siga siendo independiente y no se vuelva a unir con China, defendiendo además la democracia que tiene, que no quiere que pase como con Hong Kong.

Tsai, que se ve a sí misma como la Angela Merkel taiwanesa, ha ganado con el 56 % de los votos frente al 31 % de su rival Eric Chu y por primera vez tendrá asimismo mayoría absoluta en el Parlamento. Antes, el KMT (Kuomintang) siempre había tenido el control del mismo, incluso durante el mandato presidencial de Chen Shui-bian entre 2000 y 2008.

Por lo tanto, “la provincia rebelde”, como denomina China a Taiwan, ante la cual siempre ha tenido una actitud hostil (célebres son los episodios de desertores de uno y otro bando que son recibidos como héroes en uno u otro) y hasta hace pocas semanas jamás se había visto una reunión entre los Presidentes de ambos países en 66 años de Historia de Taiwán, ahora tendrá un nuevo quebradero de cabeza.

Anuncios

El voto de los jóvenes taiwaneses ha sido claro, ha ido todo a Tsai. Incluso un nuevo partido político, NPP (Partido del Nuevo Poder), al que en chino le denominan “La fuerza de una generación”, será fiel aliado de la Presidenta y ha conseguido ser el tercer partido más votado, detrás del DPP y el Kuomintang. A éste último le reprocha la juventud taiwanesa tener todavía tics de cuando era partido único, y por ello ha votado masivamente a Tsai y el DPP.

Tsai fue Ministra de Relaciones Exteriores con China de 2004 a 2004, y siempre ha atacado las pretensiones de China de reintegrar a Taiwán a su territorio. “Nuestro sistema democrático, nuestra identidad nacional y nuestro espacio internacional deben de ser respetados. Toda clase de supresión afectará la estabilidad de las relaciones entre las dos orillas del Estrecho” (el que separa ambos países).

No quiere hacer como una famosa cantante taiwanesa, Chou Tzuyu, que llegó a pedir perdón a China de una manera que no gustó nada a Taiwán, presionada por sus mánagers surcoreanos, por que había colgado fotos en Internet abrazando la bandera de su país.

Anuncios

“Yo haré posible que nunca más nadie tenga que excusarse por haber afirmado su identidad”, dijo.

En China, la Prensa local, por la censura férrea, apenas ha mencionado el triunfo de Tsai y apenas es conocido su nombre entre los ciudadanos chinos. La censura es tal que su nombre ha sido casi borrado de las redes sociales.

Gentes consultadas por Le Monde dicen que antes votaban siempre al Kuomintang “por miedo, por que creían que les protegerían de China”, pero que ahora “los taiwaneses han cambiado”.