El 1 de enero, el papa celebró una misa importante: la Jornada Mundial de la Paz, que fue su primer mensaje del año. En este caso, Francisco envió uno de los mensajes más críticos que ha dirigido en los últimos tiempos. 

Sus primeras palabras del año fueron dirigidas a las víctimas inocentes de la violencia y el odio, entre quienes nombró a los inmigrantes, a quienes huyen de las guerras, las hambrunas y las persecuciones y todas las personas que llegan a arriesgar sus vidas para intentar que se respeten sus derechos fundamentales. Ha lamentado, en general, las distintas formas de injusticia y de violencia que golpean a diario la Humanidad. 

Mencionó las guerras pero también el #Terrorismo, los secuestros, las persecuciones y las distintas formas de prevaricación. 

"Un río de miseria" amenaza el mundo, según alertó Jorge Bergoglio.

Anuncios
Anuncios

Se preguntó las razones por las que todavía continúa "la opresión del hombre contra el hombre" y la arrogancia del más fuerte contra el más débil. "¿Hasta cuándo la maldad humana seguirá sembrando la tierra de violencia y odio, que provocan tantas víctimas inocentes", cuestionó el obispo de Roma desde la Basílica de San Pedro el 1 de enero. 

"¿Cómo puede ser este un tiempo de plenitud, si ante nuestros ojos muchos hombres, mujeres y niños siguen huyendo de la guerra, del hambre, de la persecución, dispuestos a arriesgar su vida con tal de que se respeten sus derechos fundamentales?", continuó. 

Como respuesta a estos interrogantes, el máximo representante de la iglesia Católica ofreció la misericordia, que es el tema principal al que ha dedicado el Año Santo Extraordinario, inaugurado el pasado 8 de diciembre.

Anuncios

Solo la fe puede hacer llegar a acuerdos y anima a trabajar por un mundo con más justicia y fraternidad y en el que "todas las criaturas puedan vivir en paz". 

Este mensaje tan duro y crítico con la sociedad internacional contrasta algo con el que lanzó el último día del año, el 31 de diciembre. Al hacer balance del año 2015, Francisco lamentó igualmente que muchos días estuvieron marcados por la violencia, pero celebró que, al mismo tiempo, en el año que cerró ha habido "muchos gestos de bondad" que no pueden quedar eclipsados por la maldad. 

En el centro de su discurso volvieron a estar los más desfavorecidos y los que más sufren, pero quiso recordar igualmente los "grandes gestos de bondad, amor y solidaridad" que caracterizaron muchos de los días del año 2015 y que no pueden ser olvidados, a pesar de que no aparezcan, dijo, en los informativos. 

Además de en sus viajes y en su constante interés por estar al día de los problemas del mundo, el #Papa Francisco vive ahora con más fuerza que nunca la amenaza terrorista.

Anuncios

Prueba de ello son las constantes medidas de seguridad necesarias para acceder a la plaza de San Pedro. Antes de incrementarse la amenaza terrorista en Europa, no era necesario pasar por un control de metales para acceder a la plaza. Pero después de la apertura del Año Santo Extraordinario y siendo Roma y el papa uno de los objetivos del terrorismo yihadista, es necesario pasar por control de metales para entrar a la plaza, vigilada por policías y militares permanentemente.

Francisco viajará a México y visitará las zonas más conflictivas

El papa critica la arrogancia de los goberantes