Después de alcanzar un acuerdo nuclear con la ONU el julio pasado y liberarse de las sanciones que ha tenido en los últimos años, Irán está dispuesto a volver a hacer negocios con los países occidentales. Su presidente, Hasan Rohani, ha comenzado una gira europea histórica, ya que la última vez que un primer ministro iraní visitó Europa fue hace 16 años. Rohani ha elegido Italia como el primer destino europeo y después acudirá a Francia. 

Italia era el principal socio económico iraní antes de las sanciones que impedían negociar y los intercambios ascendían a alrededor de 7.000 millones de euros anuales. Una cifra nada desdeñable para la maltrecha economía italiana.

Anuncios
Anuncios

Precisamente por eso, el #Gobierno de Matteo Renzi se ha deshecho en facilidades para agradar al presidente iraní. Irán, con una población de 78 millones, es una de las 20 economías más poderosas del mundo y uno de los grandes mercados por explotar del planeta, con un enorme potencial energético. Los medios de comunicación italianos anuncian que esperan alrededor de 17.000 millones de euros en inversiones con esta visita. 

Ante estas cifras, el Gobierno italiano tomó medidas excepcionales. En los almuerzos de trabajo que Rohani tuvo con el presidente de la República de Italia, Sergio Mattarella y con el primer ministro, Matteo Renzi, no se sirvió vino ni ningún tipo de bebida alcohólica, algo que se repite en cada almuerzo con mandatarios internacionales. Se trataba, parece ser, de una petición explícita de la delegación iraní, que estaba formada por Rohani, varios ministros y alrededor de cien empersarios. 

La medida más polémica fue cubrir con cajas de madera las estatuas de los Museos Capitolinos que representaban cuerpos desnudos.

Anuncios

Una medida inédita en Italia. El museo más importante de Roma, situado en la plaza del Campidoglio, escondió sus Venus desnudas y las estatuas de dioses clásicos en unos grandes cajones blancos. El Gobierno italiano no se ha manifestado al respecto, aunque sí ha habido grupos políticos, como la Liga Norte, que han criticado la medida. 

El diario romano Il Messaggero publica que la petición partió de la delegación iraní, que pidió que se cubriesen las estatuas "por respeto a su cultura". 

Para no incomodar al presidente iraní, los medios de comunicación también destacan cómo los mandatarios y empresarios italianos no se atrevieron a tratar algunos asuntos espinosos, como las violaciones de los derechos humanos en Irán o el mantenimiento de la pena de muerte. 

Tres días en Italia en los que Rohani también se entrevistó con el papa Francisco en otro encuentro histórico en el que hablaron de la paz en Oriente Medio y de la importancia de las religiones para lograr paz y estabilidad. Después de haber logrado el acuerdo nuclear, el presidente mantiene las esperanzas de que la vía política logre otros entendimientos históricos. Además de reunirse con un millar de empresarios italianos y con las más altas autoridades del país, el Gobierno italiano organizó para Rohani una visita al Coliseo.

Anuncios

Fotos impactantes: Médicos Sin Fronteras pone fin a los rescates en el Mediterráneo 

El estrepitoso fracaso de la Unión Europea con el drama migratorio #Arte